Servicio de Asuntos Sociales, 20 años de apoyo al universitario

El SAS conmemora sus dos décadas de existencia con un acto presidido por el rector y en el que el vicerrector Enrique Cabero impartió la conferencia titulada ‘Universidad abierta’

FuenteRedacción
Foto de familia del equipo del Servicio de Asuntos Sociales. Foto: Sergio Manzano

Al fondo y a la derecha del Patio de Escuelas, detrás de la estatua de fray Luis de León, se encuentra la entrada al Servicio de Asuntos Sociales (SAS) de la Universidad de Salamanca. En este espacio de vistas privilegiadas trabajan alrededor de una veintena de profesionales y voluntarios dedicados exclusivamente, en palabras de su director, el catedrático de Psicología Antonio Fuertes, “a apoyar y atender a las personas de la comunidad universitaria que puedan tener algún tipo de necesidad en el ámbito psicosocial y conseguir, desde la comunidad universitaria, apoyar y participar en la sociedad”.

El 27 de enero de 1999 la Universidad de Salamanca creó el Servicio de Asuntos Sociales, servicio pionero con el que se buscaba responder y atender a dos cuestiones principalmente: cómo puede ayudar la Universidad a los miembros de la comunidad universitaria y cómo puede la comunidad universitaria ayudar a la sociedad en la que se inscribe. A 20 años de su creación, el rector de la USAL, Ricardo Rivero, acompañado de la subdelegada del Gobierno y quien fuera la primera directora del SAS, Encarna Pérez Álvarez, así como del vicerrector Enrique Cabero, de la estudiante Camino Muñiz-Alique y de la voluntaria Ana Isabel Villarrubia, conmemoraron este aniversario en un acto en el que se pudo comprobar que la misión y la determinación con la que el SAS inició su andadura hace dos décadas se mantienen firmes.

Antonio Fuertes, director del Servicio de Asuntos Sociales, durante la elaboración del reportaje. Foto: Sergio Manzano

Antonio Fuertes, quien también estuvo presente en la ceremonia, reconoce que el reto principal del Servicio que dirige consiste, en el ámbito de apoyo, en “poder responder a las, cada vez mayores demandas, de la comunidad universitaria”, así como “hacerse más visibles y más accesibles” para llegar a toda la comunidad. En el ámbito de colaboración, Fuertes destaca la necesidad de ser más proactivos para “participar y colaborar en la sociedad que nos rodea” y trabajar en proyectos como el exitoso caso de Univerusal, en el que se ha logrado acercar la Universidad a personas con discapacidad intelectual.

En el acto, al que asistieron los cinco directores que ha tenido el SAS en sus dos décadas de existencia, el vicerrector de Política Académica y Participación Social, Enrique Cabero, impartió la conferencia titulada “Universidad abierta”, en la que recordó “la transición, en los años 80, de la universidad española desde un modelo de minorías a una universidad abierta, dedicada a prestar el servicio público de la educación a toda la sociedad, garantizando así la igualdad efectiva”.

Atención a la comunidad universitaria

Abierto a la comunidad universitaria en general, el Servicio de Asuntos Sociales pone a disposición de todas las personas que conforman la Universidad de Salamanca, diversos servicios. Las Unidades de Atención Psicológica y de Atención Psiquiátrica, ubicadas en las facultades de Psicología y Medicina, cuentan con un grupo de expertos dedicados a atender gratuitamente a los alumnos que necesiten atención personalizada en los ámbitos mental, emocional y sexual.

Asimismo, el SAS cuenta con una Unidad de Apoyo Social para atender las necesidades psicosociales de los miembros de la comunidad universitaria, especialmente en su atención a estudiantes extranjeros y en programas como el de Alojamiento Intergeneracional, el programa USALudable o el de donación de sangre, órganos y médula ósea. El Servicio cuenta, igualmente, con una Unidad de Apoyo a la Comunidad Universitaria con Discapacidad, lo que le permite facilitar el acceso y la promoción en la enseñanza universitaria de las personas con discapacidad.

Fuertes recuerda que, para poder hacer uso de estos servicios, dirigidos exclusivamente a la comunidad universitaria, solamente es necesario acercarse o ponerse en contacto con el SAS y, en el caso de los servicios de atención psicológica y psiquiátrica, pedir cita.

Distintos detalles de las instalaciones del Servicio de Asuntos Sociales. Foto: Sergio Manzano

Cooperación con la sociedad

Dentro de sus objetivos, el Servicio de Asuntos Sociales promueve, a través de la Unidad de Participación y Voluntariado, la tramitación, gestión y capacitación de voluntarios, tanto para su colaboración directa con el SAS, como para facilitar su acercamiento a fundaciones u ONG con las que quieran colaborar. El Servicio cuenta también con una Oficina de Cooperación, a través de la cual se gestiona la participación de las personas en proyectos de cooperación internacional en países en vías de desarrollo a través de convocatoriascomo las de las Becas Manuel Andrés Sánchez y la convocatoria de Proyectos Universitarios.

La única condición para participar, según indica el director del SAS, es “tener muchas ganas de implicarse y, en el caso de las Becas MAS, de hacerlo en algún proyecto en países en vías de desarrollo”. En esta línea Fuertes destaca que, en los últimos años han podido incrementar el número de becas cuya dotación depende del Fondo de Cooperación, con el cual pueden colaborar la comunidad en general a través de donaciones puntuales, los estudiantes marcando la casilla del Euro solidario al realizar la matrícula y los miembros del PAS y PDI a través de la Campaña 0,7 %.

El Servicio de Asuntos Sociales

El Servicio de Asuntos Sociales, dependiente del Vicerrectorado de Política Académica y Participación Social, pretende, a través de diversas acciones, dar respuesta, por un lado, a las necesidades de información, asesoramiento y apoyo que quienes integran la comunidad universitaria puedan requerir, con el fin de garantizar la igualdad de oportunidades y contribuir a la mejora del bienestar personal y social; y busca promover, por otro, el compromiso responsable con la sociedad y la participación activa en defensa y garantía de la diversidad y los derechos humanos.

 

 

No hay comentarios