Salamanca refuerza su flota con una docena de nuevos autobuses

Los vehículos son de última generación y añaden importantes mejoras. La inversión asciende a tres millones de euros

FuenteEuropa Press

La ciudad de Salamanca cuenta con doce nuevos autobuses en su flota de transporte municipal, que suma un total de 62 vehículos y de los cuales 44 están propulsados por gas natural comprimido.

Estas nuevas incorporaciones, con una inversión municipal de unos tres millones de euros, han sido presentadas este viernes en el Recinto Ferial de La Aldehuela por el alcalde de la ciudad, Carlos García Carbayo, acompañado del presidente y el director general del Grupo Ruiz, Gregorio Ruiz, y Alberto Egido, respectivamente.

En este acto han explicado que, para posibilitar el repostaje nocturno de gas natural, al haberse incrementado el número de vehículos, se ha ampliado la planta de llenado de gas de autobuses ubicada en las cocheras, por lo que se han sumado siete nuevos puestos de carga a los seis que ya existían.

García Carbayo ha señalado que Salamanca puede presumir de contar con “un transporte público” moderno al que en los últimos años se le han introducido mejoras para “dar respuesta las necesidades de las personas” y en defensa del medio ambiente.

El primer edil salmantino ha esgrimido que este servicio municipal registró el año pasado más de 13 millones de viajeros, un 3,7 por ciento más (475.710) que el ejercicio anterior.

Además, según sus palabras y la información remitida por el Consistorio, “el transporte público de Salamanca continúa con las tarifas más baratas de España en su conjunto”. En este sentido, el alcalde ha recordado que en el último año más de 19.000 usuarios del autobús urbano, un 17 por ciento más que en 2017, se beneficiaron del ‘bono-bus especial’ que permite a los ciudadanos desplazarse por tres céntimos el viaje.

Los nuevos autobuses de gas natural sustituyen a los doce más antiguos de la flota, de los cuales diez eran de diésel. Tienen capacidad para 91 viajeros, espacios para personas en sillas de ruedas, faros de ‘led’, cargadores ‘USB’ y cámara de marcha atrás.

Asimismo, los vehículos cuentan con piso bajo y tres puertas y tienen una longitud de doce metros con doble rampa, para el uso de personas con movilidad reducida.

Igualmente, los vehículos que componen la flota del transporte urbano cuentan con ‘wifi’ y un sistema de alertas para avisar de la llegada a las paradas, también para las personas con discapacidad visual.

Los usuarios disponen, además, de una aplicación gratuita para el móvil que ofrece información detallada del tiempo de espera de los autobuses y de los itinerarios de las líneas, así como de cualquier incidencia.

Estas mejoras en los vehículos se han acompañado de “refuerzos” en las líneas para “dar un mejor servicio a los ciudadanos”, como la implementación, el pasado mes de octubre, de la Línea 13 (Huerta Otea-San José) en horas punta, y la instalación, de forma piloto, de dos cajeros automáticos de recarga en las oficinas de atención al usuario del servicio situada en la Gran Vía.

No hay comentarios