Los artesanos del cuerpo humano

El Hospital de Salamanca dispone de uno de los mejores servicios de Cirugía Plástica de España, con reconstrucciones microquirúrgicas enteras de mamas tras un cáncer y el empleo de grasa en reparaciones de miembros dañados

FuenteRaúl Martín

Generalmente, cuando una persona escucha las palabras cirugía plástica, lo primero que piensa es en aumento de senos, botox, liposucción, aumento de culo, labios… cualquiera de los retoques estéticos que famosas y famosos acostumbran a realizarse en su cuerpo. En la sanidad pública también existe este servicio, pero más orientado a la vertiente reparadora, como así ocurre cada día en Cirugía Plástica del Hospital de Salamanca, uno de los mejores servicios de España.

Compuesto por cinco cirujanos (Ender Goñi como responsable y Lourdes García, José Vicente, Rosana Hernández y Pilar García), se encuentra en la primera planta del Clínico y pasa consulta cuatro días a la semana, además de realizar intervenciones propias y colaborar con otros servicios como otorrinolaringología y cirugía general. Son los artesanos del cuerpo humano.

Su objetivo es reconstruir defectos congénitos o como consecuencia de un accidente, por ejemplo quemaduras interiores al veinte por ciento en un brazo, o extirpaciones tumorales, por ejemplo reconstruyendo entera una mama tras un cáncer. Aunque también realiza intervenciones más estéticas pero con un fin saludable, como puede ser simetrizar senos, dedos en resorte u orejas de soplillo, incluso retirar nevos congénitos gigantes, los típicos lunares con pelos. Todo ello previa consulta con el médico de familia o un doctor especialista.

Si hay algo por lo que destaca el servicio de Cirugía Plástica del Hospital de Salamanca es por la reconstrucción microquirúrgica de la mama, algo específico de un centro sanitario de calidad como el charro. Con tejido del abdomen se reconstruye una mama, una operación que puede alcanzar las diez horas de duración pero con unos resultados increíbles. “Es un tejido tuyo, engorda y adelgaza con la persona”, destaca el cirujano José Vicente.

Además, también destaca el empleo de grasa para reconstrucciones de partes del cuerpo humano, principalmente en piernas, brazos y manos. “Siempre es mejor algo tuyo, porque las prótesis hay que recambiarlas”. Y es que prima la pericia del cirujano en una especialidad donde hay avances tecnológicos, pero la intervención queda más supeditada a las manos del especialista con unos trabajos de gran calidad.

Cuando el nuevo hospital esté en marcha, este servicio espera disponer de otro cirujano o dos y más quirófanos durante la semana. “Es necesario para una mayor calidad a los pacientes”. Y es que el campo de acción es cada vez mayor y más completo en la cirugía plástica. “Tenemos mucha versatilidad y recursos para intervenir”. Los resultados son la prueba de ello.

No hay comentarios