La Universidad aprueba con nota pese a su injusta infrafinanciación

El equipo de gobierno hace balance de un intenso año, el del Octavo Centenario y el primero con Ricardo Rivero al frente, en el tradicional encuentro navideño con los medios de comunicación. El rector lamenta que “no recibimos la financiación que la Universidad merece y le corresponde por sus indicadores académicos”, pero aún así se ha logrado recuperar la plantilla docente, mejorar la situación laboral del personal de administración y servicios, y atender las demandas de los estudiantes

FuenteRaúl Martín
Enrique Cabero, Susana Pérez, Ana Belén Ríos y Ricardo Rivero

El equipo de gobierno de la Universidad de Salamanca ha mantenido este martes el tradicional encuentro navideño con los medios de comunicación. Y lo ha hecho en una fecha clave por su coincidencia numérica, 18 del 12 de 2018, o utilizando la forma en que los anglosajones colocan las fechas, 12-18-2018, en este Octavo Centenario, ocho siglos entre 1218 y 2018. Con el rector al frente, Ricardo Rivero, acompañado por el secretario general, Fernando Almaraz, y los respectivos vicerrectores, el balance de este año es muy satisfactorio.

“Hemos generado oportunidades para todos a partir del cuidado y el cultivo del prestigio de esta institución, de su imagen y sus potencias internas”, resumió Rivero, quien destacó que la Universidad, “la primera española”, ha demostrado su capacidad porque “ha estado a la altura de las circunstancias”. Todo ello gracias “al esfuerzo extraordinario de todos”, en unas circunstancias de infrafinanciación, “no recibimos la financiación que la Universidad merece y le corresponde por sus indicadores académicos”. Una carencia que el equipo de gobierno ha paliado con fondos e iniciativas propias. Por ejemplo, convocando 74 plazas nuevas de personal docente investigador y más de un centenar de promoción interna. O el acuerdo con los sindicatos para las mejoras laborales del Personal de Administración y Servicios.

“Durante los últimos años hemos perdido una importante parte de la plantilla docente y tenemos que recuperarla, necesitamos que nuestros recursos humanos se vayan reponiendo según se produzcan las jubilaciones”, argumentó el rector. De ahí la puesta en marcha de nuevos planes para promoción interna, reposición de plazas y creación de puestos de trabajo. “Una universidad que quiere ser fuerte debe premiar a su plantilla y garantizar sus derechos laborales y sociales”, añadió.

Ricardo Rivero, rector de la Universidad de Salamanca

Y si la Universidad son profesores y personal de administración, es sobre todo alumnos, la razón de ser de la institución académica. La vicerrectora de Estudiantes y Sostenibilidad, Ana Belén Ríos, hizo balance de la apertura hacia las demandas de los alumnos. Por ejemplo con más becas, siendo tramitadas todas en tiempo y forma. O con mejoras en las instalaciones docentes, fundamentalmente en las bibliotecas, apostando por nuevos espacios como el aulario de San Isidro.

Fundamental fue la campaña puesta en marcha este año para acabar con las novatadas de los estudiantes, que dio sus frutos reduciendo estas prácticas vejatorias y la gravedad de las que se llevaron a cabo desoyendo el clamor popular. De hecho, han sido los propios alumnos quienes se han volcado en colaborar con las autoridades para erradicar esta práctica. “Tenemos que estar muy orgullosos de nuestros estudiantes”, añadió la vicerrectora.

Ana Belén Ríos ha destacado también el fomento del deporte en la Universidad, que durante los últimos años había quedado relegado a un espacio residual. No sólo a través de los equipos, con protagonismo para los conjuntos femeninos, sino también a través de nuevas iniciativas como la carrera del Octavo Centenario.

La otra faceta de su vicerrectorado, la sostenibilidad, fue destacada a través de la difusión de la denominada cultura verde. “Vamos a trabajar para cumplir con los objetivos de desarrollo sostenible que nos hemos marcado”. Y es que la Universidad de Salamanca está a la vanguardia de la educación, pero también del compromiso con la sociedad.

Así, concluyó el rector Ricardo Rivero, ha sido un año de estabilidad institucional “con un cambio de gobierno sin estrépito ni ruido alguno, la continuidad ha sido notable para continuar en 2019 con los planes estratégicos que nos hemos marcado”. Fundamentalmente los objetivos de desarrollo sostenible y con una Universidad abierta a las opiniones de toda la ciudad, “no sólo somos treinta mil personas entre docentes, personal y alumnos, la Universidad es la ciudad, es la provincia, es los campus de Béjar, Villamayor, Zamora y Ávila, es cada una de las personas de las empresas que colaboran con nosotros, cada una de esas opiniones y perspectivas es valiosa, nos interesa y la vamos a tener en cuenta para lograr más estudiantes, más proyectos de investigación, más plantilla y, en resumen, más oportunidades para todos”.

Importante incremento de los fondos para potenciar la investigación universitaria

El Octavo Centenario de la Universidad no termina con 2018

No hay comentarios