El cementerio de elefantes policial tiembla con el nuevo comisario

Los agentes jóvenes de la Policía Nacional están encantados con la llegada de Luis Esteban Lezáun porque consideran que se erradicarán determinados vicios que impiden una mayor actuación contra la delincuencia, por ejemplo aquellos agentes con 'hábitos de funcionario' más acostumbrados a pasar el tiempo en el despacho en lugar de la calle

FuenteRaúl Martín
Luis Esteban Lezaun, comisario de Policía Nacional de Salamanca / Foto: Europa Press
loading...

El nuevo comisario de Policía Nacional en Salamanca, Luis Esteban Lezáun, no ha dejado indiferente a ningún agente de la capital charra. Número uno de su promoción, 46 años, responsable de importantes operaciones antidroga en Algeciras, de detención de terroristas en Cataluña, y por si fuera poco, autor de dos libros y ganador del rosco del concurso ‘Pasapalabra’.

Los policías jóvenes están encantados porque consideran que se erradicarán determinados vicios que impiden una mayor actuación contra la delincuencia, por ejemplo aquellos agentes con ‘hábitos de funcionario’ más acostumbrados a pasar el tiempo en el despacho en lugar de la calle. O superiores que están más pendientes de si la gorra se lleva correctamente o el informe se ha realizado de una determinada forma u otra. Muchas son las esperanzas puestas de los jóvenes policías en su nuevo comisario para combatir más la creciente delincuencia en Salamanca.

Así lo dicen los datos que acaba de publicar el Ministerio del Interior sobre el balance de criminalidad correspondiente al tercer trimestre del año 2018. En la provincia de Salamanca vuelve a ser al alza, pues los datos registrados por las Fuerzas y Cuerpo de Seguridad entre enero y septiembre elevan en trescientas las infracciones penales, hasta 7.342, o lo que es lo mismo, un 4% más, casi una treintena cada día. En la capital fueron 4.093 delitos, setenta más (casi un 2% más).

Este incremento se debe principalmente a los robos en domicilios, que aumentan un 40%, siguiendo la tónica del conjunto del año pasado, a una media de uno cada día. También se debe a las peleas, riñas tumultuarias y agresiones, casi un 70% más, hasta 78 en total, la mayoría en la capital charra.

Salamanca siempre fue considerada una comisaría de cementerio de elefantes, donde gran parte de los agentes superaba los cincuenta años de edad, o un destino cómodo para pasar los últimos años sin sobresaltos, esperando tranquilamente a la jubilación. Esos agentes ahora tiemblan con la llegada del nuevo comisario, pues consideran que va a cambiar muchas rutinas. Y vicios mal adquiridos. El tiempo lo dirá.

Un superpoli que no ‘pasapalabra’, nuevo comisario de Salamanca

Preocupante aumento de la criminalidad en Salamanca

Salamanca es la provincia de España donde más aumentan las peleas

No hay comentarios