Asedio sancionador a los conductores

Mientras el Ayuntamiento de Salamanca coloca nuevos radares para controlar el exceso de velocidad en las principales avenidas, agentes de la Policía Local protestan contra el retraso en sus mejoras laborales y salariales poniendo más multas a los vehículos mal aparcados. Estos días, además, hay más controles de alcoholemia y drogas por las comidas y cenas navideñas

FuenteRaúl Martín
Nuevo radar en la avenida de los Cipreses de Salamanca

Ser conductor en Salamanca no es fácil estos días porque hay que cumplir el reglamento de circulación a rajatabla. En algunos casos, el control se estrecha para prevenir la conducción bajo los efectos del alcohol y las drogas; en otros, para intentar minimizar accidentes y sobre todo atropellos; pero también están los daños colaterales de la huelga de celo de agentes de la Policía Local.

Al tradicional incremento de controles en la ciudad debido a las comidas y cenas navideñas se ha unido este año una protesta de policías locales contra el Ayuntamiento por no haber hecho efectiva todavía la prometida equiparación salarial con otros cuerpos autonómicos y las mejoras laborales que llevan esperando mucho tiempo. La medida llevada a cabo es ser más estrictos en la aplicación del reglamento de circulación.

Las multas están llegando principalmente por aparcar mal el vehículo. Y sobre todo a la entrada y salida de los colegios, cuando siempre se ha permitido la doble fila, dejar temporalmente el coche sobre la acera o en el carril exterior de una rotonda. Esta semana las sanciones se han sucedido por toda la ciudad a estos conductores.

Además, el Ayuntamiento ha culminado la instalación de los nuevos radares de velocidad, sumando hasta trece en total, algunos de ellos con un límite de 30 kilómetros por hora al estar junto a centros escolares. Durante el último mes se han instalado siete cajas para controlar el exceso de velocidad en Tejares, San José, paseo de Canalejas, avenida de Los Cipreses (Garrido), Luis de Camoens (La Platina-Huerta Otea) y Jesús Arambarri (Puente Ladrillo). En el barrio de San Vicente y entorno del Campo San Francisco no se podrá circular a más de 20 kilómetros por hora, y en los barrios San Cristóbal, Las Claras y Santo Tomás entre Gran Vía y Paseo de Canalejas, y Ciudad Jardín el límite será de 30 kilómetros por hora.

Avalancha de radares de velocidad en Salamanca

Cero alcohol y drogas al volante, la desgracia y Tráfico acechan

No hay comentarios