Acime, muleta de apoyo para militares y guardias civiles con discapacidad

Esta asociación lleva a cabo diversas actividades para la plena integración de soldados y agentes en la sociedad, mejorando sus condiciones de vida, pero también asesoramiento legal, grupos de autoayuda y actividades culturales y recreativas

Foto: Acime

El próximo lunes 3 de diciembre se celebra el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. Numerosas son las asociaciones que trabajan para mejorar la vida de este colectivo, ya sea en el aspecto físico, psíquico, social o laboral. Una de ellas, que suele pasar más desapercibida para la opinión pública en general, es la Asociación de Militares y Guardias Civiles con Discapacidad (Acime), protagonista de nuestra serie dominical sobre los colectivos sociales de la provincia de Salamanca.

Nacida en 1989 y con implantación en toda España, pudiendo ponerse en contacto a través del correo electrónico acime@acime.es o del teléfono 695124705, tiene como principal objetivo mantener el espíritu de los militares y guardias civiles que al servicio de España devinieron discapacitados, pero también fomentar el apoyo moral de los militares y guardias civiles con discapacidad y su total integración e incorporación activa a la sociedad promocionando toda clase de actividades tendentes a la mejora sus condiciones de vida.

Para ello, Acime procura y proporciona a los militares y guardias civiles con discapacidad todo tipo de ventajas humanas y sociales, además de defensa y representación de los derechos e intereses lícitos dentro de los cauces legales establecidos. Al mismo tiempo, fomenta y facilita el voluntariado, promoviendo todo tipo de programas sociosanitarios dirigidos a estas personas, sobre todo en la tercera edad a través de un envejecimiento activo.

La actividad que desarrolla Acime no tiene ánimo de lucro ni se configura con carácter político, sindical ni religioso. Por ejemplo, ofrece asesoramiento jurídico y legal a sus componentes, viudos, viudas, huérfanos o herederos legales, además de prestaciones de carácter asistencial, asesoramiento, información y apoyo. También mantiene relación y cooperación con otras asociaciones, tanto nacionales como extranjeras, de análoga naturaleza. Al mismo tiempo, establece intercambios culturales, sociales y cuantas actividades puedan potenciar el espíritu de los militares y guardias civiles discapacitados, con actividades de carácter cultural o recreativo para integración social de soldados, agentes y sus familias.

Por otro lado, esta asociación tiene como objetivo ampliar el conocimiento en la sociedad del papel desempeñado por las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil, sensibilizar a la sociedad y a los poderes públicos sobre la problemática de las personas con discapacidad adquiridas y reforzar la atención a estas personas y sus familias canalizando las inquietudes y reivindicaciones de este colectivo. Al mismo tiempo, dentro de esa labor divulgativa, participa en estudios encaminados a la investigación de métodos y sistemas para la mejora de la calidad de vida e integración total en la sociedad de las personas con discapacidad.

Centro de Recursos Integrales de Discapacidad Militar

La necesidad de contar con diferentes procedimientos o medios con el objetivo fundamental de dar respuesta a la creciente demanda de estas personas y satisfacer las necesidades para lograr una mayor integración social, fue el motivo que fundamentó la necesidad de creación de un Centro de Recursos Integrales de Discapacidad Militar.

Es un recurso global para la prestación de servicios especializados de rehabilitación integral e interdisciplinar, complementario a los del sistema público, para conseguir satisfacer las necesidades de las personas con discapacidad sobrevenida que pertenecen o han pertenecido a las Fuerzas Armadas y Cuerpos de Seguridad.

“Consideramos que en los momentos actuales el impacto social del presente proyecto es importante y tiene gran relevancia y repercusión para la sociedad en general y para el colectivo de personas con discapacidad al que se dirige en particular. El proyecto está integrado en el marco de los servicios de esta entidad declarada de Utilidad Pública representativa de los militares y guardias civiles con discapacidad”, explica Acime.

Grupo de autoayuda

La creación de este grupo viene dada por la necesidad de los socios y familiares a dar respuesta a dudas y problemáticas que se les presentan diariamente respecto a la discapacidad sobrevenida o a un trastorno desarrollado durante su ejercicio como militar o guardia civil.

El objetivo es analizar las implicaciones emocionales que conlleva la discapacidad, los cambios que han tenido que realizar los diferentes miembros de la familia para su adaptación a la nueva situación y la búsqueda de soluciones y estrategias para afrontar de manera más positiva y saludable tales situaciones y cambios.

Para su consecución, los profesionales de la asociación trabajan en informar adecuadamente sobre el diagnóstico y sobre su posible evolución, lo que ayudará a reducir la ansiedad familiar. A su vez, facilitan los conocimientos necesarios sobre los ajustes propios de la discapacidad.

También se promueve adquirir técnicas de autonomía que permitan un alto grado de independencia para todos los miembros, disminuyendo la presión hacia el cuidado y dependencia. Cada miembro de la familia tiene que tener asegurado su espacio personal, físico y emocional. Y dialogar con el resto de miembros sobre cuestiones que afectan a todos, para acercar puntos de vista, llegar a acuerdos y tomar decisiones. Lo positivo en estos casos es expresar lo que se siente como forma de desahogo.

A ello se añade favorecer las relaciones sociales, ya que en muchos casos se ven limitadas, creando una red de apoyo social ya que el aislamiento dificulta la integración y adaptación de la persona en la sociedad. Finalmente, revisar las actividades que la familia venía realizando y continuar con ellos en la medida de lo posible. En muchas ocasiones se reduce la frecuencia y el número de actividades que desarrollaba el discapacitado, siendo necesario revisar no tanto las barreras físicas sino las mentales. “Es necesario mejorar la autoestima tanto de la persona con discapacidad como de su familia, eliminando sentimientos de inferioridad e inadecuación”, concluye la asociación Acime.

No hay comentarios