Importante avance para nuevos tratamientos contra la obesidad

Los resultados del último trabajo del grupo de investigación LIPOBETA, realizado en colaboración con el Instituto Karolinska (Suecia), destacan por la relevancia en el estudio de nuevas moléculas diana para abordar esta patología

Foto: Europa Press

La obesidad es uno de los problemas nutricionales más frecuentes en la población de países desarrollados y es considerada una de las mayores epidemias del siglo XXI. Es por ello que la investigación en nuevos tratamientos para el control y erradicación de esta patología sea una de las prioridades de la comunidad científica en el ámbito internacional.

El grupo de investigación Lipobeta, dirigido por la doctora Gema Medina-Gómez, lleva una década estudiando nuevas vías de señalización en la búsqueda de tratamiento contra la obesidad. Los últimos ensayos realizados, basados en la combinación de estudios clínicos en pacientes y en modelos animales experimentales, han dado como resultado la identificación de la isoforma 3 del factor de crecimiento transformante, TGFb3, como molécula implicada.

Este tipo de proteína estimularía la proliferación de células adiposas del tejido graso del organismo. “La TGFb3 se expresa de forma específica en el tejido adiposo subcutáneo, estimulando la proliferación de precursores de adipocitos y regulando el número de células con grasa”, explica la doctor Gema Medina-Gomez.

Los resultados de esta investigación, realizada en colaboración con el grupo del doctor Mikael Rydén y doctor Peter Arner del Instituto Karolinska de Suecia, han sido publicados recientemente en la revista científica Cell Reports. El objetivo principal de este proyecto colaborativo, según destaca la investigadora, “consiste en el estudio de nuevas moléculas reguladoras que controlan el número de adipocitos en los cambios que se producen durante la expansión del tejido adiposo en la obesidad”.

Los investigadores han observado que este factor de crecimiento está implicado en la interacción entre morfología y expansión del tejido adiposo con el metabolismo de la glucosa. Este hallazgo abre nuevas vías para el estudio de moléculas diana en el tratamiento de la obesidad. “Una de las principales aplicaciones de este estudio será la identificación de moléculas implicadas en los cambios morfológicos del tejido adiposo de personas obesas tras una pérdida de peso”, concluye la doctora Gema Medina-Gómez.

No hay comentarios