El TAC torácico detecta el cáncer de pulmón en etapas curables

La Tomografía Axial Computerizada que se realiza en el hospital Clínico de Salamanca puede detectar nódulos muy pequeños en el pulmón con total precisión, garantizando el diagnóstico de cáncer en fases tempranas y aumentando así los índices de curación

Según el estudio ‘Las cifras del cáncer en España 2018’, publicado por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), el cáncer es una de las principales causas de morbilidad en España. Los tumores más frecuentemente diagnosticados en varones fueron los de próstata, pulmón y colorrectal. En muchos casos, cuando se detecta el cáncer de pulmón ya es demasiado tarde para su curación. Por eso, una Tomografía Axial Computerizada (TAC) de Tórax se postula como el mejor examen de detección precoz. Esta técnica tan avanzada se realiza en el hospital Clínico de Salamanca.

El TAC torácico puede detectar nódulos muy pequeños en el pulmón con total precisión, garantizando el diagnóstico de cáncer en etapas tempranas y aumentando así los índices de curación. ¿Cómo funciona este aparato? José María Fernández, jefe de la unidad de tórax, ofrece todos los detalles junto a María Jesús Mateos, coordinadora técnico, y las supervisoras de rayos Rosana Martín y María Isabel Ramos.

Cuando un paciente tiene sospechas de padecer una patología acude al neumólogo y, si se percibe una enfermedad de importancia, en menos de quince días (siete como máximo es lo habitual) se realiza el TAC. La patología del pulmón es muy variable, en función de la zona afectada y de aquello que se está buscando exactamente. Pero, con la misma máquina, se pueden realizar todas las pruebas. Antes, se lleva a cabo un control de alergias o cualquier contraindicación. “Es un trabajo en equipo donde cada uno tiene su misión y su importancia, de tal forma que si por ejemplo falla un celador todo el proceso de la prueba queda afectado”.

La supervivencia es mayor gracias a la evolución tecnológica en el hospital de Salamanca. Ahora, la máquina que realiza el TAC torácico funciona con una mayor rotación y más amplitud, lo que ofrece una mayor resolución de la imagen, capaz de ver la anatomía al milímetro, “por debajo incluso”, y con resultados a los dos segundos. “Con menos radiación se ve la imagen con más calidad, en cualquier plano y con una capacidad de reconstrucción de huesos y vasos sanguíneos”, explica el radiólogo José María Fernández.

En el nuevo hospital habrá una máquina que incluso permitirá caracterizar los tejidos, con una mayor calidad de la imagen, más velocidad y definir hasta las características por ejemplo de un cálculo. “Bajaremos la radiación, vamos a diagnosticar mejor y vamos a necesitar menos contraste intravenoso, que no deja de ser una sustancia que puede dañar el riñón”. Progreso tecnológico al servicio de la salud.

No hay comentarios