Las contradicciones salariales de trabajar en nuevas tecnologías

Los profesionales de este sector creen que su remuneración es superior a la de cualquier otro en España, pero inferior al resto de países. Analista de datos y programador, los perfiles con más demanda laboral

Hace unos días se hacía público un estudio en el que se ponía de manifiesto que ocho de cada diez empresas tienen problemas para encontrar perfiles que se adapten a sus necesidades de nuevas tecnologías. Un área que parece estar en el foco de cualquier debate en materia laboral, pero que sigue sin terminar de despegar en nuestro país.

Es por ello que Modis, la nueva división del Grupo Adecco dedicada a dar servicios de valor añadido en los sectores de IT, Engineering y Life Science, ha querido conocer de primera mano cómo ven los propios profesionales de las tecnologías de la informacion y la comunicación (TIC) su sector y qué importancia tendrá en el futuro.

En este análisis se pone de manifiesto la importancia que los profesionales de este ámbito dan a su sector de cara al futuro pues ocho de cada diez creen que las TIC son las principales causantes de la transformación que atraviesa el mundo laboral (desde perfiles a maneras de trabajar) y un 42% piensa que la adaptación será fácil, ya que la tecnología simplifica el trabajo del empleado. Además, para el 93%  englobarán los principales trabajos del futuro, aunque más de la mitad de ellos (55%) opina que la formación existente en estas materias no asegura un buen futuro laboral mostrando una vez más el gap que existe entre formación y mercado de trabajo.

Otro dato relevante que queda latente en este estudio es que casi la mitad de los profesionales del sector afirma que su remuneración es superior a la de cualquier otro sector, pero inferior a la del resto de países y que las condiciones laborales son mejores en el extranjero que en España.

En palabras de Jorge González, director de Modis IT & Engineering, “la aplicación de la tecnología es algo que forma parte de nuestra vida personal y profesional. Afecta a los procesos empresariales pero también a cómo interactuamos con otras personas, o hasta cómo nos divertimos. Esto lleva implícito que las habilidades tecnológicas serán un requisito para todos los puestos de trabajo en el futuro en mayor o menor medida. Todo esto permitirá, además, una democratización del acceso a los bienes y servicios y a hacer aún más latente el mercado global para las empresas y consumidores”.

No hay comentarios