Cinco platos típicos de la gastronomía charra para chuparte los dedos

Encabeza el ránking el hornazo, por delante de la chanfaina y la paloma. El bollo maimón y las patatás meneás completan las recetas más solicitadas

Salamanca, la ciudad más visitada en Castilla y León cada año por los turistas, no sólo es famosa por ser el destino más deseado entre los universitarios españoles. Además de la institución académica más antigua en España, una Plaza Mayor única, dos catedrales, iglesias, palacios y un sinfín de lugares que merece la pena visitar, también destaca por su gastronomía.

“Debido a que muchos de los clientes que los establecimientos de hostelería y restauración reciben cada día son estudiantes sin mucho presupuesto, en Salamanca la comida casera tradicional lleva siendo desde hace siglos un referente a nivel nacional, aunque en las últimas décadas han ido surgiendo nuevas alternativas más modernas que se han fusionado a la perfección con la oferta gastronómica salmantina”, destacan desde LaCazuelaSalamanca.

Según explican en esta franquicia de comida casera a domicilio, que después de cosechar un gran éxito en Salamanca se ha afianzado también en Madrid y planea tener abiertos veinte establecimientos en toda España para finales de año, “muchos son los platos típicos que la ciudad del Tormes puede ofrecer a los locales y turistas, pero cinco destacan por encima del resto”.

El hornazo, que ostenta el primer puesto en este ‘ranking’ elaborado por LaCazuelaSalamanca, es más que un bollo de pan relleno con distintas chacinas. Se trata de todo un éxito dentro de la comida casera tradicional de la ciudad universitaria. Y aunque no es en Salamanca ni mucho menos el único lugar en el que se elabora, sí es el hornazo salamantino el más conocido.

“La chanfaina y la paloma son los platos ubicados en el segundo y tercer lugar, respectivamente. Mientras que la chanfaina es esa típica tapa que cualquier fin de semana y festivo acostumbran a pedir los slamantinos, la paloma es uno de los principales referentes del tapeo en Salamanca (que, curiosamente, prácticamente no se ve en el resto de España)”, subrayan.

El bollo maimón, cuarto posicionado en esta lista y el postre más popular de Salamanca, es un bizcocho redondo del que se dice, es “el dulce más feliz” de los que se elaboran en las pastelerías salmantinas (debido a su nombre, ya que “maímun”, palabra árabe que finalmente ha terminado en derivar en “maimón”, significa “feliz” en ese idioma”).

Y finalmente, en quinto lugar, las patatas meneás son otro de esos platos que siempre se piden cuando varias personas se juntan para tapear. “Su divertido nombre hace referencia a su proceso de elaboración, ya que las patatas son revueltas en una cazuela con una cuchara de madera hasta que alcanzan una textura similar a la del puré de patata”, explican.

No hay comentarios