El Tormes dice adiós a la playa tras recuperar su caudal

Concluidas las obras para reparar la pesquera junto al Puente Enrique Estevan, ha desaparecido la imagen atípica del río, sin apenas agua, cual playa desierta entre múltiple basura. Regresan los paseos en barca y piragua

Río Tormes en abril tras la rotura de la pesquera y tras su reparación

El Ayuntamiento de Salamanca ha concluido los trabajos de limpieza y reparación de la pesquera del Tormes, en el tramo comprendido entre los puentes Enrique Estevan y Romano, tras la rotura que se produjo en una de sus paredes el pasado mes de marzo como consecuencia de las abundantes precipitaciones. Así, el río recupera su imagen habitual.

Después de la obtención de la autorización por parte de la Confederación Hidrográfica del Duero, organismo con el que el Ayuntamiento ha estado en contacto permanente para agilizar el proceso y coordinar las medidas para la reparación de la aceña, el Consistorio inició las actuaciones para la reconstrucción de este elemento, protegido por el Plan General de Ordenación Urbana, y la limpieza del cauce del río que había quedado al descubierto al bajar el caudal.

Los trabajos se centraron en una ataguía para desviar provisionalmente el cauce del río hacia su margen derecha, donde se ubica la antigua fábrica de harinas, hoy el edificio del Casino, para que fuera posible acceder a la zona del tramo de pesquera desaparecida. En este sentido, la Confederación Hidrográfica del Duero regulóel flujo del caudal del Tormes para garantizar la seguridad de los trabajos. A continuación, se procedió a las labores de limpieza y retirada de los residuos que han emergido del cauce al bajar el caudal del río como consecuencia de la rotura de esta infraestructura.

Por último, el Ayuntamiento reparó el tramo dañado de la pesquera con la finalidad de restituir el azud a su estado anterior y recuperar la lámina de agua sobre el caudal. Cabe recordar que este elemento forma parte de las vistas tradicionales de la ciudad, localizándose junto al Conjunto Histórico y al área incluida en la Lista de Patrimonio Mundial de la Unesco.

Decía una canción de los años ochenta del grupo Los Refrescos en su estribillo ‘Vaya, vaya, aquí no hay playa’ para referirse a Madrid y en cierto modo a las ciudades de interior que gozan de una activa vida nocturna pero carecen de otros privilegios, como es el caso de Salamanca. La rotura de la pesquera junto al Puente Enrique Estevan ha propiciado durante meses una imagen atípica del río Tormes sin apenas agua y con una amplia superficie de tierra cual playa del Levante. Una imagen que ya forma parte del recuerdo.

ASÍ ESTABA EL RÍO TORMES

No hay comentarios