Cuidados para el corazón de la Policía Nacional

La Confederación de Empresarios de Salamanca dona un desfibrilador a la Comisaría  dentro de la campaña ‘Un Corazón Un DESA’

La Confederación Empresarios de Salamanca-CES dona un Desfibrilador Externo Semiautomático (DESA) al Cuerpo Nacional de Policía de Salamanca dentro del Programa ‘Un Corazón Un DESA’, gracias al compromiso social adquirido por la patronal, la asociación de comerciantes Aesco y Sabila Soluciones Integrales, implantadora de este programa, en conseguir la certificación europea de un amplio número de espacios cardioprotegidos en Salamanca.

En esta ocasion, la donación ha sido posible gracias a la participación y apoyo económico de diez empresas salmantinas pertenecientes a CES: Provisa Seguridad, Agrupesca, S.L., Autoescuelas El Pilar, Chimecal Chimeneas, Grupo Barbero Bioenergy, Gestión Activos Turísticos ByAlain.com, Grupo Ferpal, Hotel Restaurante Cuatro Calzadas, Energytec y ANPY Atracciones. En el acto de entrega han estado presentes el subdelegado del Gobierno, Antonio Andrés Laso; el Comisario Jefe de la Comisaría Provincial de Salamanca, Francisco Martín Ancín; y el presidente de CES, José Vicente Martín Galeano.

El Programa ‘Un Corazón Un DESA’ es una iniciativa a nivel europeo que promueve el acceso público a la desfibrilación mediante la creación de espacios cardioprotegidos y la correspondiente formación. Este acceso público a la desfibrilación, realizado por personal no sanitario capaz de procurar asistencia tras la parada cardiaca, es fundamental para aumentar las posibilidades de éxito de la reanimación.

“Desde CES estamos muy comprometidos con la instalación de desfibriladores en espacios publicos”, afirma su presidente, José Vicente Martín Galeano, quien destaca “el gran impacto de esta medida para los ciudadanos en general que contribuye a salvar vidas, ya que la inmediatez en el acceso a este medio incrementa la eficacia de las medidas de la reanimación y la supervivencia de los pacientes”.

Más del 85% de las muertes súbitas tienen origen cardiaco y el 90% se producen en entornos extrahospitalarios. La única manera de lograr la supervivencia es realizar a los afectados una correcta Recuperación Cardiopulmonar (RCP) y, por consiguiente, la necesidad de un acceso rápido y fácil a los Desfibriladores Externos Semiautomáticos (DESA), que hacen sencilla y segura la aplicación de la desfibrilación por personal no médico autorizado, mediante la realización de un programa específico de formación adecuadamente acreditado, según exigencias legislativas de las diferentes comunidades autónomas.

e ahí, la apuesta de CES por la creación de Espacios Cardioprotegidos y programas de Cardioprotección en Salamanca con el fin de que se puedan atender a personas en parada cardiorrespiratoria mientras llegan las asistencias médicas. El Programa ‘Un Corazón Un DESA’ cuenta con el apoyo y la colaboración de la Asociación Española Respuesta Emergencias y Catástrofes (AEREC), la Sociedad Española de Medicina Intensiva y Unidades Coronarias (SEMICYUC), el European Resuscitation Council (ERC) y el Plan Nacional de RCP.

No hay comentarios