¿Cubrirá la tecnología las necesidades afectivas de las personas sordas?

El futuro del colectivo con discapacidad auditiva se ha abordado este jueves en el Centro de Recuperación de Personas con Discapacidad Física de Salamanca con la la 'X Jornada de la Discapacidad Auditiva', que ha inaugurado el subdelegado del Gobierno, Antonio Andrés Laso

FuenteJavier A. Muñiz
loading...

El Centro de Recuperación de Personas con Discapacidad Física de Salamanca ha sido el escenario este jueves de la ‘X Jornada de la Discapacidad Auditiva’ que ha tenido como principal objeto abordar el presente y el futuro de las personas sordas, a través de charlas y conferencias impartidas en el salón de actos. La inauguración ha estado presidida por el subdelegado del Gobierno en la capital del Tormes, Antonio Andrés Laso, quien ha asistido a las charlas a fin de mostrar su apoyo a la actividad de un Centro que depende de la institución gubernamental que representa.

La primera de las ponencias ha corrido a cargo de Alicia Abril Sauca, orientadora laboral en el Centro Cultural de Personas Sordas de Salamanca, quien ha tratado de contextualizar de forma somera el presente de este colectivo y ha trasladado una visión futurista de la discapacidad auditiva en nuestra sociedad. “Veremos si la tecnología va a sustituir a los servicios de atención personalizada, o cómo se van a cubrir sus necesidades biológicas de afecto y comunicación”, ha expuesto.

En este sentido, Abril ha profundizado en el futuro que se vislumbra para el lenguaje de signos, preguntándose además si está dando de forma adecuada en todos los ámbitos en los que es necesario y si está garantizado en el futuro como un valor de las personas sordas, ya que es una lengua oficial. “Tenemos que conservarlo, pero no solo para las personas sordas, también para otros colectivos a los que también les resulta útil. Por ejemplo, las personas afectadas por el trastorno del espectro autista, con parálisis o con otros trastornos del lenguaje. La lengua de signos es un valor que no hay que perder, aunque haya tecnología”, ha explicado.

Por otro lado, Alicia Abril ha reivindicado una mejora de la situación sanitaria de las personas sordas. Especialmente, porque, según ha denunciado, no tienen servicio de urgencias en los hospitales, sino que dependen de un amigo o de un familiar. “Es necesario abordar esta cuestión, así como implantar un servicio de videoasistencia en los domicilios para que alguien pueda acudir en su ayuda si les pasa algo como ocurre con otro colectivos. Por ahí, falta compromiso y sentido común”, ha manifestado.

Para la orientadora laboral en el Centro Cultural de Personas Sordas de Salamanca faltan también otros recursos. En la actualidad, la Asociación que representa dispone de dos intérpretes. Uno a través de la Federación de Personas Sordas de Castilla y León y otro que proporciona el Ayuntamiento de Salamanca a través de una subvención. “Faltan horas. Las personas sordas necesitan información de su entorno, necesitan cultura y trabajo. Si no hay intérprete, no hay información, y si no hay información, no hay poder”, ha matizado.

Finalmente, Alicia Abril ha celebrado que existan numerosos avances a nivel tecnológico para las personas sordas, aunque ha lamentado la falta de recursos económicos para culminar su implantación en todos los ámbitos operativos de este colectivo. “Por fortuna, existen muchas aplicaciones móviles que hacen más fácil su vida. Y también está ahí la videoconferencia, pero todavía hace falta implantarla en sus casas”, ha concluido.

No hay comentarios