El PP de Salamanca promueve la regulación de las criptomonedas

La senadora Esther del Brío presenta una moción en el Senado para que el Gobierno de España impulse una regulación internacional que evite el uso de estos productos para la financiación de actividades ilícitas, al mismo tiempo que se protejan las inversiones de los pequeños inversores. “Podemos estar ante la siguiente burbuja especulativa”, afirmó

Esther del Brío, senadora del Partido Popular por Salamanca

Esther del Brío, senadora del Partido Popular por la provincia de Salamanca, ha presentado este lunes una iniciativa parlamentaria que defenderá en el Senado sobre la regulación de las criptomonedas, “iniciativa que favorecerá sobre todo al pequeño inversor”.

Se trata de medios digitales de intercambio que en la actualidad se emplean de forma ilegal burlando las lagunas de la normativa vigente en los países de todo el mundo. De hecho, el uso de estas criptomonedas en actividades ilegales, así como la imposibilidad por parte de los gobiernos de establecer políticas impositivas sobre transacciones realizadas a través de dicho medio, es motivo de controversias. Por eso el Partido Popular quiere que España lidere una regulación internacional.

Esther del Brío explicó que las criptomonedas son activos financieros aún en fase experimental pero cuya difusión, sin embargo, se está expandiendo de forma muy rápida por todo el mundo. De hecho, es muy volátil, con fluctuaciones del 29% durante las últimas semanas. “Podemos estar ante la siguiente burbuja especulativa, es algo que le llevo diciendo a mis alumnos hace siete años”, añadió la senadora del PP.

Y es que “son activos que se definen a sí mismo como monedas, pero no lo son y por tanto no tienen el respaldo de ningún Estado, ni banco central y además son activos opacos, ya que no se conoce el nombre del comprador o vendedor”. Este anonimato, añadió, “conlleva peligros sustanciales, ya que estas transacciones electrónicas se están utilizando ampliamente para el blanqueo del dinero y el fraude fiscal, con hasta mil quinientas criptomonedas en el mercado”.

Ante este escenario, desde el Partido Popular de Salamanca “animamos al Gobierno de España a que impulse la aprobación de una regulación supranacional, tanto en la Unión Europea como en el G20, que evite el uso de estos productos para la financiación de actividades ilícitas, una regulación que persiga el lavado de dinero”. Esta regulación, según la senadora salmantina, mejoraría la seguridad jurídica de estos productos, “rompiendo con el anonimato”, por ejemplo en la financiación del terrorismo, pero “exigiendo mayores requisitos y controles para las empresas emisoras y para los proveedores de servicios de cambio de moneda”.​

¿Qué son las criptomonedas?

Una criptomoneda, criptodivisa o criptoactivo es un medio digital de intercambio. La primera que empezó a operar fue la bitcoin en el año 2009​ y, desde entonces, han aparecido muchas otras con diferentes características y protocolos como Litecoin, Ethereum, Ripple, Dogecoin.

Las criptomonedas hacen posible el llamado internet del valor, también conocido por las siglas IoV (del inglés internet of value), también llamado internet del dinero. Este valor pueden ser contratos, propiedad intelectual, acciones o en general cualquier propiedad de algo que tenga valor, algo que ya ocurría usando sistemas de pago como Paypal. Sin embargo la diferencia entre pagar con Paypal y pagar con una criptomoneda consiste en que el primero requiere que el pago se haga a través de redes privadas como las de las tarjetas de crédito y bancos, mientras que el pago usando criptomonedas no tiene intermediarios, va directamente del comprador al vendedor. ​

Entre sus ventajas está la reducción del coste de la transacción ya que no hay intermediación y la reducción de los tiempos. Por ejemplo, las grandes liquidaciones entre partes llevan su tiempo y el vendedor recibe el importe muchos días después de que el pago fuera realizado. Con las criptomonedas se tarda escasos minutos. También tiene la ventaja de la eliminación de la necesidad de usar agentes financieros para realizar transacciones. Por tanto ya no es obligatorio pagar sus costes.

No hay comentarios

Dejar respuesta