Comidas y cenas navideñas, más caras este año

El observatorio de precios de alimentos navideños de la Organización de Consumidores y Usuarios detecta con datos precisos cómo los productos que suelen protagonizar nuestros menús suben de precio estos días

Navidad, días para celebrar… y a gastar. Dejando a un lado la compra de regalos, una de las principales partidas de gasto en el presupuesto familiar se destina a comprar alimentos y bebidas para los festejos de estas fechas. A menudo son productos que sólo se compran estos días, como algunos mariscos o los dulces, otras veces, simplemente alimentos más selectos, que no consumimos habitualmente pero con los que queremos agasajar a familia y amigos en Navidad.

Tradicionalmente los consumidores nos quejamos de que muchos de esos alimentos típicamente navideños disparan su precio en las fechas anteriores a las fiestas. Para saber si esa sospecha es cierta, en la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) llevan varios años elaborando este Observatorio de Precios de Alimentos Navideños, revisando el precio de una selección de productos desde un mes antes de la Navidad.

“En años anteriores hemos visto que el consejo tradicional de adelantar las compras (y congelar si es preciso) tiene mucho sentido, pues hay productos que se disparan en vísperas de las cenas más importantes del año: comprobamos que este año también es así: hay productos que ahora, en vísperas de Nochebuena, presentan subidas de precio que rondan el 40%. Además, este año, preparar las cenas de Navidad saldrá bastante caro, de media, los productos de nuestra cesta están un 14,7% más caros que el pasado año, y casi un 20% más de lo que costaban en 2015”, explica el informe.

En concreto, se han seleccionado productos frescos típicos de las fechas navideñas, así como otros productos de calidad que podrían ser buenos sustitutos, son quince en total: cordero lechal para asar por cuartos, redondo de ternera, pularda, pavo, jamón ibérico de cebo al corte (50%), besugo, lubina de acuicultura, merluza al corte, angulas, langostinos cocidos no congelados (calibre 40/60), percebes gallegos, almejas babosas, ostras (docena), lombarda y piña.

Los precios se comenzaron a recoger un mes antes de Navidad, en la última semana de noviembre. La segunda toma se llevó a cabo justo el 11 de diciembre, para ver los precios de estos productos entre un mes y 15 días antes de las fiestas. Por último, volvieron a recoger precios los días 20 y 21 de diciembre, en vísperas de las cenas, cuando muchos consumidores están haciendo sus compras para las celebraciones de estos días. “Nos fijamos en la evolución de precios de cada producto tanto este año como en relación a los dos pasados, y la evolución de precios de cada establecimiento”, añade el estudio.

Evolución de precios

En general suben mucho los precios de pescados y mariscos: las angulas un 46%, el besugo un 39,3%, las almejas un 33,3%, las ostras y la merluza, más de un 25% y la lubina, un 12,8% más cara que en los días anteriores… También está más caro el cordero (sube un 11%), y hasta el redondo de ternera (5,6%). Los precios de langostinos y pavo, productos muy típicos de estas fechas se mantienen prácticamente estables a lo largo de todo el mes.

Las bajadas más significativas son las de la pularda (un 18,8% más barata) y el jamón de cebo (casi un 15% más barato que hace unos días).También bajan los precios de lombarda (un 4,5% menos) y piña (un 7% más barata que hace unas semanas).

Es el tercer año consecutivo mirando los mismos productos, ¿se perciben cambios respecto a 2015 y 2016? “Pues sí, y precisamente porque se han encarecido mucho bastantes de los productos de nuestra comparativa. Salvo contadas excepciones, comprobamos que los precios de los alimentos de esta Navidad 2017 son más caros que en años anteriores”, afirman desde la Organización de Consumidores y Usuarios.

En pescados y mariscos es donde más se deja sentir la diferencia: el besugo, la merluza, angulas están este año en torno a un 30% más caros que los anteriores, mientras que en ostras y almejas (casi 70%) todavía han subido mucho más respecto a los años pasados.
El cordero también se ha disparado este año: cuesta un 37% más que en 2015. Más estables son los precios del pavo, el redondo, o la pularda: planteate recurrir a estos productos alternativos. Lombarda, piña y percebes están ahora más baratos que en años precedentes.

No hay comentarios

Dejar respuesta