Comité Antisida de Salamanca, orientadores frente al miedo y la desinformación

Desde hace tres décadas este grupo trabaja en campañas de prevención continua ante una juventud que ha bajado la guardia en sus relaciones sexuales; atención jurídica, social y psicológica para quienes sufren el shock que supone conocer que se tiene el VIH; y ayuda para afrontar una enfermedad que gracias a los avances médicos es sólo crónica

FuenteRaúl Martín
Carlos Rodrigo, portavoz del Comité Antisida de Salamanca

Esta semana se ha celebrado el día mundial del sida, poniéndose de manifiesto que el VIH sigue siendo un problema de salud global. Alrededor del 30% de las personas que viven con virus desconocen su estado serológico. En España, esta cifra se ha ido reduciendo, gracias a la promoción de las pruebas de diagnóstico gratuitas y confidenciales.

Actualmente se podría afirmar que el 82% de las personas con VIH en España están diagnosticadas. Pero toda información es poca, por eso el Comité Antisida de Salamanca incide en su triple mensaje de información, prevención y solidaridad.

Su labor comenzó de forma oficial en 1991, aunque ya desde años antes trabajaba no como asociación, más bien como grupo de apoyo surgido desde el movimiento gay. De hecho, su primera rueda de prensa se produjo durante el referéndum sobre la OTAN en los años ochenta. Desde entonces, a raíz de la labor de una trabajadora social del hospital, con la que contactaron dos afectados por el VIH, se inició un trabajo junto al actual responsable del Comité Antisida, el abogado Carlos Rodrigo, además de una psicóloga y otros trabajadores.

Tres son las líneas de trabajo que se llevan a cabo desde la sede de la plaza de San Vicente, abierta de lunes a jueves de 17:30 a 20:00 horas o disponible en el teléfono 923219279 y el correo electrónico sidasalamanca@yahoo.es. En primer lugar, campañas de prevención continuas, no sólo el 1 de diciembre, dirigidas a población específica donde el sida tiene más prevalencia. En segundo lugar, atención jurídica, social y psicológica, también en el centro penitenciario de Topas, aunque en los últimos años ha descendido la presencia de presos seropositivos y apenas son un 6%. Y en tercer lugar, la facilitación de la prueba rápida del sida tanto en la sede del Comité como en tres farmacias de la ciudad, ubicadas en la avenida de Villamayor, plaza de Bretón y avenida de Federico Anaya.

Cuando una persona confirma que tiene el VIH, desde el Comité Antisida de Salamanca ofrecen orientación y respuesta a las dudas, pero también contribuyen a quitar miedos surgidos a través de los muchos mitos que aún perduran en la sociedad sobre esta enfermedad. Sobre todo con el sexo oral, “hay mucha desinformación, porque quien tiene el riesgo es quien lo realiza, no la otra persona”, aclara Carlos Rodrigo.

Una labor más necesaria incluso ahora que antes, porque los nuevos diagnósticos son en mayor parte de menores de 35 años, incluso el 70% son menores de 30 años y por penetración anal no necesariamente homosexual. El perfil ya no es el del drogodependiente que se inyectaba las sustancias por jeringuillas y las compartía con otras personas enganchadas, ahora la droga sobre todo se inhala. En los últimos diez años, la media de nuevos casos oscila entre quince y treinta por ejercicio, para un total de 600 diagnosticados en Salamanca en la actualidad.

Los avances médicos han convertido al sida en una enfermedad crónica

“El shock de la persona es grande”, afirma el responsable del Comité Antisida. Por eso, “le decimos los recursos que hay, el apoyo psicológico del que puede disponer, apoyo con un grupo de iguales para que vea cómo se convive, cómo es el día a día, para fomentar el autoapoyo y resolver dudas”. Porque, añade, “ser seropositivo no es el fin del mundo, se puede vivir con la misma calidad de vida que otra persona, incluso estos enfermos están más controlados que otras personas, porque deben realizarse análisis cada seis meses”.

05 presertativos antisida

En efecto, a lo largo de los más de treinta años de historia de la epidemia de sida se han conseguido grandes logros, entre los que cabe destacar el desarrollo del tratamiento antirretroviral de gran eficacia que ha supuesto una importante disminución de la mortalidad y una mejora de la esperanza y de la calidad de vida de las personas afectadas.

Toda persona con sida tiene el virus, pero muchas personas que tienen el virus no llegarán a padecer el sida siempre que conozcan lo antes posible que se han infectado e inicien un seguimiento médico. “La evolución de los fármacos ha sido muy grande, se ha pasado de tomar hasta veinte pastillas diarias a tres medicamentos en un solo comprimido. Si no hay coinfección con la hepatitis C, el sida es una enfermedad crónica. De hecho, los fallecimientos son por fallo hepático”, aclara Carlos Rodrigo.

Una enfermedad aún tabú

A pesar de los logros conseguidos, aún quedan retos pendientes. Y es que “la mayoría de las personas con VIH viven su enfermedad en silencio o en grupos muy reducidos de familia y amigos. De hecho, hemos detectado casos de discriminación en la propia sanidad pública, hay especialidades sanitarias donde el paciente con VIH se deja para el final de la consulta, nos dicen que porque tiene que esterilizar el material, pero eso lo tienen que hacer con cada paciente, es una excusa para esconder la discriminación”, lamenta el responsable del Comité Antisida.

Por eso, incide en la importancia de tomar precauciones, porque protegerse es proteger a los demás. Porque todas las personas, independientemente de la edad, el género, el lugar en el que viven o las personas a las que aman, tienen derecho a la salud.

No hay comentarios

Dejar respuesta