Ciudadanos, un ‘polvorín’: la número dos renuncia y carga contra Suárez

María Mayoral no recogerá su acta de concejal. “Me he sentido ninguneada, apartada y alejada de las decisiones del partido”

FuenteJavier A. Muñiz
María Mayoral muestra sus titulaciones a la prensa

Las aguas bajan turbias en el grupo municipal de Ciudadanos. Sin haberse configurado el Gobierno, al menos de manera oficial, y sin constituirse la Corporación, ya se ha producido la primera dimisión. Se trata de María Mayoral, número dos de la candidatura naranja para el Ayuntamiento de Salamanca. Concejala electa que renuncia a tomar posesión de su cargo. Lo hace, según ha explicado este jueves durante una convocatoria “urgente”, en aras de la “transparencia” y la “dignidad”. No le han dejado hacer, o no le han dado lo que pedía.

Tras recitar su curriculum de carrerilla y disponer sus títulos por toda la mesa, Mayoral ha anunciado su marcha, “con rabia”, pero “segura” de su decisión. Sin entrar al fondo de la cuestión, ni permitir preguntas de los periodistas desplazados, la concejala electa ha explicado que estaba dispuesta a hacer un paréntesis en su carrera profesional y “trabajar por esta ciudad que se está quedando vacía”. Asimismo apostaba por la defender la independencia de los funcionarios públicos, como ella lo es del Ministerio de Hacienda, e incluso de los medios de comunicación, “su transparencia e independencia”, en una alusión al plan de medios y la publicidad institucional que no ha terminado de concretar.

Mayoral, de 26 años, afiliada a Ciudadanos desde 2014, ha cargado duramente contra sus compañeros de grupo, especialmente contra la alcaldable Ana Suárez, quien se creía su principal valedora y apuesta para la candidatura. “No me ha dejado trabajar. Ana Suárez me ha reconocido que estoy muy preparada para hacerlo, pero ha preferido que sean los números tres y cuatro quienes lo hagan”, haciendo una alusión, sin nombrarlos, a Fernando Castaño y Juan José Sánchez. «La lista de Ciudadanos era artificial».

La concejala electa ha asegurado sentirse “ninguneada, apartada y alejada de las decisiones del partido, especialmente después de conocerse los resultados electorales”. Todo ello, lamentando haber expuesto su imagen pública durante la campaña electoral y tirando con bala contra Suárez. “Decía que no era casualidad que dos mujeres encabezaran la lista, pero ahora me ha dicho que ir de número dos no significa nada”.

Según ha explicado, la petición que le han hecho desde su grupo es que continúe en Madrid atendiendo su puesto de trabajo y que regrese a Salamanca para asistir a los plenos y a alguna de las comisiones municipales. “No es de recibo que venga al Ayuntamiento puntualmente a apoyar decisiones que ni conozco. Un concejal debe estar para servir a los ciudadanos, no a su bolsillo ni al de sus amigos. Debe trabajarlo y merecerlo”, ha valorado, sembrando la duda sobre las intenciones del resto de sus compañeros.

Mayoral se ha despedido recordando que se afilió a Ciudadanos con tan solo 21 años y que, ya en 2015, renunció a ir como número dos por no sentirse preparada, algo que ahora sí sentía. “Entré en el partido con mucha ilusión, valorando su apuesta por la meritocracia pero, al menos en el grupo municipal del Ayuntamiento de Salamanca, no existe”. La joven ha concluido su comparecencia agradeciendo su confianza a algunos compañeros y no ha admitido preguntas.

Se trata de la segunda dimisión de un concejal electo en la Corporación municipal, aún sin constituir, tras la de Gabriel Risco. Mayoral se va de la política para no volver al sentenciar que esto significa «un punto final», y deja paso al siguiente de la lista. En este caso, el número cinco de la formación naranja, Ricardo Ortiz, a quien corresponderá su acta.

PSOE, contra el “pacto de la vergüenza”: es un reparto de sueldos

Gabriel Risco renuncia a su acta de concejal por Ganemos Salamanca

Partido Popular y Ciudadanos ‘mastican’ un acuerdo ya maduro de facto

Mateos lamenta el veto de Cs al PSOE en el Ayuntamiento

No hay comentarios