Unionistas rescata un punto ante el Tudelano entre el sopor más absoluto

Ayoze, a la salida del un córner, igualó en tanto de Zabaleta (1-1)

FuenteJavier A. Muñiz
loading...

Unionistas de Salamanca no pudo pasar del empate este sábado ante el Tudelano (1-1). El conjunto de Aguirre logró rescatar un punto merced a un cabezazo de Ayoze en el tramo final. Antes, Zabaleta había adelantado a un conjunto que supo guardar la ropa y amenazar cuando pudo. El cuadro local, sin embargo, se sumergió un poco más en la inoperancia más absoluta y lo cierto es que no tiene el empaque de antaño. Si continúa así, sufrirá. Y de qué manera.

La primera aproximación correspondió al conjunto riojano que, antes de cumplirse el primer minuto, ya había dado el primer aviso. El remate desde dentro del área rebotó en Góngora cuando ya había vencido a Brais. El cuadro de Aguirre trató de deshacerse de la presión a base de pelotazos y el centrocampismo empezó a brillar por su ausencia. Máximo dos pases seguidos. El primer arranque peligroso llegó a través de Piojo por la banda derecha. Ganó la espalda al lateral y remató con violencia pero Pagola reaccionó con una buena parada. Al paso por el 17′, el Tudelano volvió a buscar a Brais desde fuera del área con un disparo de Obi que se marchó alto.

El enésimo pésimo partido en Las Pistas, valga el juego de palabras, continuó como si de una partida de ping pong se tratara con balones largos de un lado a otro. Total ausencia de respeto por el espectáculo. En estas, Piojo alcanzó un balón en profundidad servido por Javi Navas y la colgó con más miedo que vergüenza a las manos de Pagola. La nada iba creciendo hasta hastiar a más acérrimo en la severa grada de piedra. Una grada que, por cierto, volvió a ser lo mejor de la tarde. A la media hora, Góngora lo probó desde lejos sin fortuna y la afición lo agradeció elevando el espíritu del equipo. Una par de centros sin concretar desde los costados, todo lo que pudieron devolver.

Con el paso de los minutos el partido se fue animando. En el 34′, Javi Navas encontró en profundidad a Carlos de la Nava, un rara avis en esta especie, que no llegó por poco ante el achique de Pagola. A balón parado, lo probó Diego Royo con potencia en la otra portería, pero su libre directo no cogió la dirección correcta. Tampoco acertó Javi Navas en el 43′ con una falta lateral que botó demasiado larga. Ni eso era capaz de concretar esta tarde Unionistas. El descanso se agradeció.

Pero el paso por vestuarios no mejoró el juego de Unionistas. De nuevo, balones al aire y el viento, a destruir lo poco que quedaba. Para colmo en el minuto 54 un córner defendido peor que en infantiles a punto estuvo de retratar a la defensa. Azkúe lo puso raso a la frontal tras un simple movimiento de arrastre e Iñaki, solo, remató con el interior al larguero. La ocasión espoleó al conjunto riojano que empezó a encontrar vías hasta la línea de fondo local. Amenaza constante en transición. Y a balón parado. Brais tuvo que lucirse a mano cambiada para sacar un peligroso cabezazo.

Tanto fue el cántaro a la fuente que se rompió en el 53′. Se barruntaba. Balón a la espalda de los centrales que despejó Zubiri de cabeza y Zabaleta, solo en la frontal, tuvo tiempo para medir adecuadamente y empalar una volea de zurda que se alojó en la portería de Brais. Pudo hacer más el meta local que se estiró tarde y recibió el tanto bajo el brazo. Hasta el momento el Tudelano merecía la ventaja. Aguirre reaccionó metiendo a Garrido en lugar de Portilla para colocarle escorado a la izquierda por detrás de De la Nava y Grande.

La tarde cayó sobre Las Pistas y con ella el ánimo de la grada. Brais, que deja muchas dudas, a punto estuvo de complicarse con un bote que se envenenó. Pintaba muy feo. Pero como el balón parado iguala cualquier contienda, Unionistas encontró por ahí su vía de escape. En el 77′, un córner botado por Góngora sirvió a Ayoze para imponerse a toda la defensa riojana y alojarla al palo corto de cabeza.

Quedaba tiempo y la grada regresó con fuerza al partido. Sin embargo, el cansancio pesaba y las piernas no obedecían tanto. En el 83′, un mermado Javi Navas colgó un peligroso balón a media altura que a apunto estuvo de rematar Grande. Agua. El partido agonizó sin remedio y Unionistas suma un punto, pero también otro puñado de dudas.

REPORTAJE FOTOGRÁFICO: LUIS FALCÓN

No hay comentarios

Dejar respuesta