La rocambolesca historia de Chiquimarco, el nuevo entrenador del Salamanca UDS

Mexicano, por supuesto, excolegiado en el fútbol de élite, comentarista televisivo, pastor evangélico y promotor del 'Chiquigel'

FuenteJavier A. Muñiz
Marco Antonio Rodríguez / @ChiquimarcoMx ·
loading...

El Salamanca UDS ya tiene entrenador. Tras los problemas federativos que han dejado fuera de juego a José Luis Trejo, apuesta del presidente Manuel Lovato para el banquillo salmantino, será Marco Antonio Rodríguez, también conocido como Chiquimarco, quien ocupe el banquillo del Helmántico. Cumple las dos únicas características requeridas para el puesto. Es mexicano, irrenunciable deseo del club, y posee la licencia preceptiva para ejercer como técnico, de facto, asumida por la Real Federación Española de Fútbol.

Pero ser natural del país azteca y poder ejercer como entrenador no son las únicas muescas que luce en la solapa y que recoge su hoja de servicio. Chiquimarco es mucho más. Es, para empezar, comentarista televisivo en el canal temático GOL. Y lo seguirá siendo, puesto que ha anunciado su intención de compaginar su labor al frente del equipo charro con sus apariciones en la pequeña pantalla.

En los medios de comunicación deportivos cumple la función de comentarista arbitral, y es que Chiquimarco es considerado uno de los mejores colegiados de la historia de México y buena prueba de ello es su participación en tres mundiales. El último, el de Brasil en 2014, durante el que dirigió el histórico ‘Mineirazo’ en el que Alemania endosó un sonrojante 1-7 a la ‘Verdeamarela’, anfitriona del evento. También fue el encargado de juzgar, aunque mal, el conocido mordisco del delantero uruguayo Luis Suárez al zaguero italiano Chiellini. Hubo que entrar de oficio.

Hasta ahí su trayectoria deportiva, que abre ahora un nuevo capítulo en Salamanca. Pero fuera de los terrenos de juego, Chiquimarco también tiene un perfil muy visible. No en vano cuando dejó el arbitraje comenzó a ejercer como pastor evangélico e imparte sermones en su comunidad. Alcanzó una relevancia tan significativa que, poco después, quiso rentabilizar su imagen y lanzó al mercado un gel para el cabello al que llamó ‘Chiquigel’. Ahora, Marco Antonio Rodríguez aterriza en la capital del Tormes buscando ser para el conjunto blanquinegro poco menos que el Bálsamo de Fierabrás.

No hay comentarios

Dejar respuesta