Girona arrebata el cetro nacional a Avenida conquistando la Liga Femenina

Las catalanas doblaron la resistencia de las charras por segunda vez consecutiva y levantan, por fin, un título que se les había resistido en las anteriores finales (73-65 )

FuenteJavier A. Muñiz
Givens intenta superar la defensa de Martínez / CB Avenida

No pudo ser. Perfumerías Avenida perdió la final de la Liga Femenina al ceder también el segundo partido de la serie ante Spar CityLift Girona (73-65). Se acaba una racha de nueve títulos nacionales consecutivos. Las charras gozaron de una renta que alcanzó los ocho puntos en la primera parte, pero perdieron toda opción en un desconocido tercer cuarto. Sí, el tercero. El cuarto en el que Avenida sale con la barredora y decide el 99% de sus partidos en el ámbito nacional. Girona volvió a ser mejor en los momentos decisivos y no queda más que felicitar al campeón y reconocer, una vez más, la trayectoria del equipo charro, que acaba aquí una racha de títulos inolvidable.

Avenida, de hecho, pagó la responsabilidad de inicio y cometió dos pérdidas en sus dos primeros ataques. Por el camino, la primera canasta de una Gabby Williams, muy enchufada y asumiendo galones en la fase ofensiva catalana. A ella se sumó Resingerova que a base de lucha en la pintura sacó buen rédito para las suyas. Las perfumeras, por contra, fueron entrando poco a poco en el partido a base de rebote ofensivo con Laura Gil como principal valladar. Mediado el primer acto lograron equilibrar el partido a diez puntos y fueron inclinando a su favor el marcador de Fontajau. Loyd engrasó su muñeca y Erika entró posteando con potencia y acierto desde el banquillo. Tras cambiar todo el quinteto Ortega, la segunda unidad azulona hizo la diferencia al final del primer cuarto (16-21).

Girona volvió de nuevo con canasta al partido. De Rossó que salió desde el banquillo. Elonu, se sumó a la fase ofensiva de Avenida con dos tiros libres y, en la pintura catalana, Pierre Louise hizo acto de presencia. A buen seguro no gustó a Ortega que las suyas concedieran dos rebotes ofensivos a sus rivales en la misma jugada. En la otra pista, Silvia dio una lección de garra capturando su propio rebote para anotar después de marrar desde el arco. Resingerova siguió a lo suyo en la zona y mantuvo a flote a las suyas. Se le sumó Helena Oma y apareció por primera vez en el partido Keisha Hampton, fundamental en el primer partido. Pero Avenida venía con la lección aprendida y siguió generando con una Angel Robinson tocada pero acertada y se fraguó una exigua ventaja al descanso (31-35).

El regreso al parqué de Fontajau fue muy errático en ambos bandos. Girona consiguió anotar a través de Resingerova, incombustible bajo los aros, pero recibió la señalización de cinco faltas en apenas dos minutos, tres de ellas en ataque. Eric Surís se subía por las paredes. El bonus parecía una interesante ventaja para Perfumerías Avenida pero el equipo entró en barrena en ataque y Girona remontó el marcador. Y no solo eso. Mediado el tercer periodo se puso por delante y no dejó de estirar su ventaja. Un triple de Hampton mandó el partido a seis puntos y a las charras a la lona. Le costaría levantarse. Laia Palau destapó el tarro de las esencias y comenzó a asistir sacando ventaja en la puerta atrás. Rossó, por fuera, y Pierre Luis, por dentro, siguieron generando. Avenida se quedó en unos pírricos siete puntos anotados (53-42).

Avenida estaba ante el más difícil todavía pero no iba a tirar la toalla. De hecho, tras anotar Loyd en el primer ataque y asistir en la continuación a Robinson en el segundo, obligó a parar el partido a Suris cuando no había transcurrido ni un minuto. El miedo a ganar pareció atenazar a las catalanas que marraron sus primeros tiros, algunos liberados. Hampton cortó la sequía a los tres minutos y Girona volvió a marcar distancias. Los árbitros señalizaron pasos a Elonu en dos ocasiones consecutivas, buena muestra del desconcierto de las charras. El agujero defensivo se hizo más grande en la pintura donde Pierre-Louise y Resingerova hicieron mucho daño. Avenida, mientras, se desangraba desde la línea de tres puntos. Palau dejó una canasta para el recuerdo ante Domínguez y certificó el salto de calidad que le ha dado a su equipo. El factor diferencial que ha convertido un equipo perdedor en las finales en el nuevo campeón de la Liga Femenina (73-65).

No hay comentarios