El Salamanca salva con coraje ante el Navalcarnero su primer ‘match ball’

El Salamanca UDS vence 3-2 al Navalcarnero en un partido que iba perdiendo 0-2 en el descanso. La afición, un lujo que merece ser cuidado y mimado.

FuenteLuis Falcão | @luischiado
Santi Luque celebra la consecución de un gol espectacular que suponía el 3-2./ FALCAO
loading...

Victoria épica del Salamanca UDS en un partido glorioso, de crear afición y encandilar a la afición. Casi 7.000 gargantas se dejaron el alma en el campo para animar a unos jugadores que fueron desastrosos en un pésimo primer tiempo, en el que los de Calderón caían al descanso por 0-2 ante el descendido Navalcarnero -aplaudido por la afición al saltar al terreno de juego, respeto que fue devuelto por los pocos aficionados que también acompañaban a su equipo- fruto, más que del éxito visitante, de la falta de concentración y fallos locales. El segundo tiempo, como si de una transmutación futbolística se tratase, los blanquinegros se pusieron el mono de trabajo y dieron la vuelta a un marcador de manera magistral, emocionante, épica que, a la larga, le ha permitido salvar el primer ‘match ball’ para la permanencia. Y, sobre todo, gracias a una afición única, importante donde las haya, aquellos charros que nos han hecho añorar las remontadas de la extinta UDS con ese vibrante eco de Helmántico.

Tanto el Salamanca UDS como el Navalcarnero venían de empatar su último encuentro. El Salamanca UDS encaraba el partido con ganas de sumar más puntos a su casillero tras empatar el último partido celebrado frente a la Cultural Leonesa (1-1) y por el momento llevaba una racha de 3 empates consecutivos. Por su parte, el Navalcarnero se tuvo que conformar con un empate 1-1 ante el Burgos.

El encuentro arrancó de cara para el conjunto visitante, que estrenaba el casillero gracias al gol de Fran Santano en el minuto 30 con un espectacular tanto de cabeza, uno más en la saga salmantina que no anda fina en marcajes, que traía, de paso, los nervios y las ansiadades tanto al equipo como a la afición. Nuevamente repetía tanto el Navalcarnero en el minuto 41, gracias a un tanto de Mena justo antes del final del partido. De por medio un Salamanca que no jugaba a nada. Tan solo Amaro contenía el centro del campo en un desgaste físico importante. No se llegaba a la portería navalcarreña y, menos, crear las necesarias ocasiones de gol. David Torres, en punta, era un verso suelto al que no llegaban balones. Mal se ponía el partido para los locales, pero la afición, consternada, no decayó en dar ánimos a los de Calderón.

Después del descanso todo cambió. Dos sustituciones de salida, Amaro -desgastado físicamente- y Armando -que no era importante- dejaron paso a Santi Luque y Manu Molina. El equipo se fue arriba, tocaba, metía al Navalcarnero en su campo y el gol parecía que llegaba, porque ocasiones había. En estas un empujón en el área y penalti salvador. Más salvador que nunca en el minuto 58, que marcó a lo ‘panenka’ Manu Molina. Un tanto que llegó en el momento preciso. El Salamanca y la afición -insuperable durante todo el partido- se vinieron arriba y vieron que era posible la remontada. Era el grito de ‘¡Sí se puede!’, y vamos que se pudo. Garra, pundonor, esfuerzo, trabajo y también buenos momentos de agradable fútbol. Y llegó el 2-2 en el minuto 61 tras marcar de cabeza y de manera impecable Chatón.

Los de Calderón seguían adelante en su empuje, con las gradas puestas en pié y aireando banderas y bufandas. Comunión entre los jugadores y la afición porque el tercero podía llegar. Y llegó con un gol de uténtico lujo de Santi Luque en el minuto 72 al lanzar un disparo desde el vértice izquierda del área grande que haciendo curava se coló por la escuadra contraria. Y llegó el éxtasis blanquinegro. De ahí hasta el final, con el añadido de 4 minutos, fue contener, aunque también se pasó algun susto, como un tiro seco desde fuera del área que atrapó bien Sotres y una falta en el 94 -con el silbato en la boca del árbitro- muy cerca del área. Rechazó la defensa y con el pitido final todo fue una fiesta de alegría.

No era para menos, el Salamanca UDS se jugaba entrar en playoff de descenso o subir tres puestos y situarse con 43 puntos en la clasificación. La salvación la toca con la mano. Conscientes de ello son los propios jugadores que, en la siguiente jornada el equipo de Antonio Calderón se enfrentará al Valladolid B, en otro partido que será también a ‘cara de perro’ por afirmarse casi matemáticamente en la Segunda B.

FICHA TÉCNICA

Salamanca UDS: Sotres, Carpio, Mena, Chatón, Armando (Manu Molina, m.46), Chiapas, Calero, Sergio Molina, David Torres, Asdrúbal (Alberto Martín m.89) y Amaro (Santi Luque, m.46).

Navalcarnero: Héctor Pizana, Stevens, José Antonio, Montoro, David López, Joya, Fran Santano, Abu, Esnáider, Mena y Hakim.

Goles: 0-1 m.31 (Fran Santano); 0-2 m.40 (Mena); 1-2 m.56 (Manu Molina penalti); 2-2 m.61 (Chatón) y 3-2 m.70 (Santi Luque).

Árbitro: Álvaro Alonso Prendes (Colegio Asturiano). Amonestó, por parte del Salamanca a Carpio m.38;Santi Luque m.77 y Calero m.88,  y por parte del Nalvarnero a Pizana m.55.

REPORTAJE GRÁFICO LUIS FALCÃO

No hay comentarios