Guijuelo y Ponferradina reparten el pan en un trepidante derbi regional

El conjunto chacinero sacó un valioso empate ante los bercianos gracias los goles de Carmona y Luque, que sirvieron para igualar los de Ríos Reina y Pichín (2-2)

FuenteJavier A. Muñiz

El Guijuelo y la Ponferradina brindaron un soberano espectáculo a la parroquia chacinera desplazada este sábado al Municipal (2-2). Los hombres de Ángel Sánchez cuajaron un buen partido ante un rival de campanillas que mereció algo más, a tenor de las ocasiones creadas. Se adelantó el Guijuelo por medio de Carmona, empató Ríos Reina y antes del descanso, Luque, con mucha colaboración del guardameta Gianfranco mandó el duelo al descanso en franqueza para los locales. A la vuelta, Pichín puso las tablas en un partido que pudo ganar cualquiera porque se convirtió en un correcalles en el tramo final.

El conjunto chacinero trató de coger la manija en el inicio, aunque la Ponfe empezó a mostrar enseguida una presencia táctica imponente. La primera, eso sí, fue del Guijuelo a los 4 minutos cuando Jesús Muñoz remató un córner que obligó a lucirse al guardameta Gianfranco. La respuesta, a los dos minutos en las botas de Matthieu que remató una buena dejada de cabeza en el pico derecho del área grande. El conjunto berciano fue creciendo en el partido y Kaxe y Ríos Reina disfrutaron de sendas ocasiones, la última tras una pérdida de Fuster que dejó pasar un balón sin ver quién había detrás.

Andaba la Ponferradina domando el encuentro cuando el Guijuelo tiró la contra perfecta. Letal. Minuto 21. Robo en el costado derecho, salida de tacón entre Luque y Fuster y, mágico, el volante chacinero condujo por el carril central hasta que filtró un soberbio pase al espacio que recibió Carmona a la espalda de los centrales y lo convirtió en el primero de la tarde acomodando el cuero con su pierna izquierda lejos del alcance de Gian. A partir de ahí, la Ponfe se rehízo y se marchó en busca del empate.

Pichín comenzó a hacer daño por la izquierda entrando como cuchillo en mantequilla y volviendo locos a Raúl Ruiz y Luis Acosta, desbordados, cuestionando seriamente la defensa de cinco planteada por Ángel Sánchez. En el 27′, obligó a Ramos a hacer una estirada que acabó con el balón en el larguero. Un minuto más tarde, Trigueros perdonó un cabezazo a bocajarro cuando estaba solo en el corazón del área pequeña. Fallo incomprensible. La terna de ocasiones previas al empate se cerró con un centro chut de Son que se envenenó y acabó repelido por el larguero cuando Ramos estaba batido.

Tanto fue la Ponfe a la fuente que rompió el cántaro en el 31′. Ríos Reina resolvió una jugada ensayada tras saque de esquina. Remató mal, golpeó en un defensa, pero despistó a Felipe Ramos que no pudo llegar a manadarla a córner. El empate hacía justicia. Incluso escasa. El Guijuelo estaba a verlas venir y pudo recibir el segundo tras una acción de Son por la derecha que acabó en el palo izquierdo de la portería de Ramos. El guardameta, por cierto, se lució en jugada invalidada con una doble intervención circense a sendos disparos a bocajarro de Pichín y Kaxe. Al filo del descanso, Gianfranco regaló el segundo al Guijuelo. Metió mal el puño en un centro a pelota parada de Luque y el balón se alojó mansamente en la portería desguarnecida.

La segunda parte comenzó como la primera. Con un gol, esta vez de una Ponferradina que se había marchado al intermedio mereciendo mucho más. Son puso un balón delicioso al interior del área donde recibió templado Pichín, controló, y con maestría definió ante Felipe Ramos para llevar las tablas al luminoso del Municipal. Caía la noche sobre Guijuelo mientras el equipo dejaba escapar a su vez el rayo de luz que debía guiarle en la segunda parte. Demasiado pronto. El equipo berciano se marchó a por el partido y Jonathan, providencial, evitó el tercero arrojándose al césped para cortar un pase de la muerte de Ríos Reina.

El partido se volvió loco. Entró una fase repleta de ocasiones que pudo romper para cualquier lado. Primero, Óscar Sielva lo intentó tímidamente con una falta algo escorada que se marchó fuera. Después, el propio Sielva desde más lejos pero con el mismo resultado. Pero el Guijuelo pudo adelantarse hasta en tres ocasiones en el 64′ gracias a Iván Pérez. Primero remató una falta lateral colgada por Luque anticipándose al central en el primer palo, después marró el rechace de Gianfranco que se resarció sacando también el remate a bocajarro. Por último, en el córner generado peinó de cabeza hacia el segundo palo y Ríos Reina sacó el cuero bajo palos cuando ya se colaba.

Quedaba mucho tiempo para el final del partido y la moneda podía caer de uno y otro lado. Los bercianos tuvieron una nueva clara ocasión, pero nadie acertó a rematar el pase de la muerte de Isi que se paseó por la línea de gol de Ramos. Por el camino dio tiempo al debut de Cristóbal Gil. En el 85′, Trigueros derribó a Fuster cuando ya no llegaba al balón y propició una falta peligrosa que botó Raúl Ruiz buscando la escuadra derecha de Gian. Agua. En el descuento, Javi Borrego, recién ingresado, no llegó al remate de milagro cuando ya se cantaba la victoria en el Municipal. Y todavía puso ser visitante en el último saque de banda que acabó con un providencial despeje de Jesús Muñoz. Sin embargo, no hubo tiempo para más y reparto de puntos en el loco derbi regional de este sábado.

No hay comentarios