Unionistas se apunta al ‘cholismo’ en Burgos con su victoria cien

Gana otra vez por un gol, 0-1, gracias a una contra en la segunda parte que anotó Unai. Cervero tuvo el empate en un mano a mano pero falló. Séptimo partido consecutivo sin perder de Unionistas y siete puntos de ventaja sobre un rival directo para alejarse los charros de puestos de descenso

Foto: Unionistas de Salamanca

Unionistas de Salamanca ha ganado este domingo 0-1 al Burgos en un partido contra un rival directo por eludir el descenso, pues se encontraba en la zona roja a cuatro puntos de los charros. Una victoria, por tanto, era fundamental para generar un importante colchón de siete puntos de distancia, además de enlazar siete partidos sin perder.

Por si fuera poco, Unionistas ha hecho historia ya que vencer en El Plantío supone conseguir la victoria número cien en la historia del club desde que surgiera en el año 2013 para homenajear a la desaparecida Unión Deportiva Salamanca. Y lo ha hecho en un día de estreno, el de la segunda equipación, verde esta temporada, sustituyendo al naranja del hornazo.

Atrás quedaron los partidos en la Comunidad de Madrid, pero no fue un partido fácil, contra un equipo al que es difícil marcar y lo volvió a demostrar. La buena noticia es que casi toda la plantilla de Unionistas estaba a disposición del entrenador, después de varias jornadas con muchos lesionados. Sólo Pau Cendrós y Gallego, bajas de larga duración, no pudieron viajar con el equipo.

Unionistas comenzó con Molina, Admonio, Ayoze, Góngora, Piojo, Llano, Unai, Javi Navas, De la Nava, Ribelles y Diego Hernández. En el banquillo esperaban Lluis, Juanmi, Albisua, Jorge Hernández, Manjón, Guille Andrés y Robles. Por su parte, el Burgos salió con Salzar, Acosta, Borda, Jaso, Aldalur, Jagoba, Undabarrena, Madrazo, Goti, Chevi y Cervero. En el banquillo esperaban Benji, Julio Rico, Machuca, Adrián Cruz, Figueroa, Yaw Junior y Toni.

El partido empezó con un Burgos al ataque, pero la defensa de Unionistas, uno de sus mejores valores esta temporada, se mostraba muy segura y bien posicionada. Apenas un remate de Madrazo en la acometida burgalesa.

Al cuarto de hora se estiró el equipo charro. Mientras Llano era una recogedora que recuperaba balones y evitaba los últimos centros del Burgos, Javi Navas y De la Nava buscaban a Diego Hernández, pero faltaba combinar el último pase de forma efectiva entre una roca defensa local. Y, sobre todo, insistían por la banda derecha, con lo que el juego de Unionistas era muy previsible.

Un disparo lejano de Ribelles que se fue arriba y un remate de Admonio en una falta, así como un susto del portero Molina al atajar mal un balón, rompieron la monotonía. Al descanso, 0-0 y dominio del juego defensivo sobre los intentos de adelantarse en el marcador.

En la reanudación, Unionistas salió con ganas de llevarse la victoria. Buscó más la banda izquierda y los balones se aproximaban más a Diego. El Burgos quiso contrarrestar y sacó a Toni por Chevi.

El equipo local pareció tomar la manija del partido, pero los espacios dejados propiciaron una contra que aprovechó Unai para marcar el primer gol del partido y adelantar a Unionistas. Pudo tener el segundo de forma similar Manjón, que acababa de salir por Diego Hernández, aprovechando otra superioridad numérica a la contra, pero falló lo impensable.

El Burgos no se rindió. Cervero tuvo el empate en un mano a mano que le sacó el portero Molina. Quemó las naves el entrenador burgales sacando a Yaw y Machuca por Madrazo y Goti, mientras Aguirre recambiaba piezas para dar frescura al equipo, saliendo Jorge Hernández por Javi Navas. Claro mensaje de seguir rentabilizando la velocidad y la superioridad individual con jugadores que dominan el regate. De hecho, a los pocos minutos de salir un disparo de Jorge desde fuera del área dio el aviso.

Los minutos finales fueron un quiero y no puedo del Burgos. Tan sólo un lanzamiento lejano de Yaw que apenas inquietó a Molina. El entrenador de Unionistas agotó los cambios, haciendo debutar a Albisua por De la Nava, y ralentizó el juego. Ni siquiera los cinco minutos de descuento descentraron al equipo salmantino, que se llevó una importante victoria al más puro estilo ‘cholismo’: apenas un gol, en un encuentro muy trabajado, con una gran defensa y pensando partido a partido.

No hay comentarios