La Vuelta superará los 600.000 euros de retorno directo a Salamanca

Más de 3.000 personas pernoctarán durante dos noches en la ciudad con una factura hotelera estimada de unos 325.000 euros por noche

FuenteJavier A. Muñiz

La Vuelta Ciclista a España regresa a Salamanca en su edición de 2018 con el protagonismo para la provincia repartido en dos etapas. La primera de ellas, la novena de la ronda, con llegada a la bejarana estación de La Covatilla, y la segunda, décima del total, con salida desde la capital. Además, Salamanca acogerá también la jornada de descanso, que será entre una y otra, el día 3 de septiembre.

La presentación del evento ha tenido lugar en el patio del Palacio de La Salina, hogar de la Diputación de Salamanca, y ha contado con el respaldo y los parlamentos de su presidente, Javier Iglesias, el concejal de Deportes del Ayuntamiento de Salamanca, Enrique Sánchez Guijo, el alcalde de Béjar, Alejo Riñones, el vicerrector de la Universidad de Salamanca, Enrique Cabero, y el director general de La Vuelta Ciclista a España, Javier Guillén.

En su discurso, el mandatario de La Salina, ha destacado la colaboración con los ayuntamientos de Salamanca y Béjar para hacer posible este evento en clave salmantina. “Hemos tenido años de rampas muy duras, en los que La Vuelta no ha podido venir, pero estamos en etapas más llanas y es de agradecer la confianza de la organización en la provincia de Salamanca”, ha valorado en clave económica. Asimismo, ha destacado la tradición del ciclismo salmantino y la afición que hay en toda la provincia.

Por su parte, Enrique Sánchez Guijo ha destacado en su discurso la importancia de la inversión que supone para Salamanca traer un evento de estas características. Especialmente a nivel de promoción turística y también, cómo no, para crear afición en los salmantinos más jóvenes. “Es impagable que haya niños haciéndose fotos con los ciclistas y pensando que algún día les gustaría ser como ellos”, ha declarado. Una circunstancia que será posible especialmente durante la jornada de descanso.

Cabe destacar que la provincia de Salamanca ha alumbrado ciclistas de tanto nivel como Laudelino Cubino, excelente escalador, Santi Blanco, ganador en 2002 en el alto de La Covatilla, o el cuatro veces ganador de La Vuelta a España, Roberto Heras. Todos ellos bejaranos. Orgullo de su alcalde, Alejo Riñones, que ha destacado la belleza del final de etapa en la estación de La Covatilla. “Hay unas vistas maravillosas y se podrá ver el pelotón desde que salga de La Hoya”, ha asegurado. El Ayuntamiento de Béjar aporta 15.000 euros a la causa, según ha declarado su alcalde, artífice de los cinco finales de La Vuelta en la estación.

Otra de las patas de este evento es la Universidad de Salamanca, cuyo VIII Centenario ha sido el empujón definitivo para que la ronda española se decantara por otorgar tanta importancia a la provincia salmantina, tal y como ha reconocido su director general. “Para la USAL es una gran satisfacción que La Vuelta pase por el Patio de Escuelas haciendo presente esta celebración”, ha explicado el vicerrector del VIII Centenario, Enrique Cabero, que también ha destacado la presencia de la USAL en el campus de Béjar con la Escuela Técnica Superior de Ingeniería.

Finalmente, ha tomado la palabra Javier Guillén, director general de La Vuelta Ciclista a España, que ha tenido palabras de agradecimiento para los gestores de las administraciones salmantinas por su disposición para concretar la llegada de la ronda española a la provincia. Guillén ha reconocido indubitadamente que el final en La Covatilla es la etapa reina de La Vuelta y ha revelado que será la única que Televisión Española ofrezca de manera íntegra desde sus salida. Será retransmitida en 190 países.

Además ha demostrado que La Covatilla ‘da muy bien en cámara’ recordando que la etapa que el bejarano Santi Blanco se llevó en 2002 fue la más vista en el ente público durante 15 años, hasta que el pasado año fuera desbancada por la etapa del coloso asturiano del Angliru. Respecto al impacto de las etapas en la ciudad de Salamanca, Guillén ha recordado que se trata de una expedición de unas 3.000 personas cuyo impacto directo en factura hotelera en dos noche supera los 600.000 euros. “No es un mero evento deportivo”, ha concluido.

No hay comentarios