La Salina expone ‘La magia de Nereo’

El patio del palacio albergará hasta el 9 de diciembre una muestra del fotógrafo colombiano Nereo López

El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, y la doctora Victoria Pauwels, embajadora encargada y ministra plenipotenciaria de la Embajada de Colombia, han inaugurado la exposición del fotógrafo Nereo López, ‘La magia de Nereo’, que permanecerá en el Patio de La Salina hasta el 9 de diciembre. Podrá visitarse de martes a sábado, de 11:30 a 13:30 y de 18:00 a 21:00 horas, y los domingos y festivos de 11:30 a 13:30 horas.

“Los salmantinos vamos a poder disfrutar por primera vea la genial obra de este fotógrafo, su enorme sensibilidad y su espíritu viajero, que nos dejan un importante legado”, destacó Iglesias. Y es que se trata de veinte imágenes que captaban momentos cotidianos “pero verdaderamente extraordinarios, cuando disparaba su cámara hacía magia y ha reflejado la historia reciente de su país”.

Las imágenes ilustran las travesías del fotógrafo por la geografía nacional colombiana entre los años 50 y 60 del siglo XX, donde el foco estuvo centrado en captar la cotidianidad de las ciudades, de las fiestas típicas de cada región y de los campesinos. Sin mayores pretensiones, su lente logró inmortalizar la vida de un país en crecimiento.

“Para nosotros es un placer mostrar esta exposición, poder contar unos espacios culturales y el Palacio de La Salina es uno de los lugares más emblemáticos de Salamanca”, añadió Victoria Pauwels. Y explicó las tres partes en que está dividida la exposición. La primera, dedicada a las noches que Nereo López pasó en La Cueva, un modesto lugar fundado en 1954 en Barranquilla, al norte de Colombia. Allí ayudó a crear un grupo con artistas, poetas y novelistas, entre ellos Gabriel García Márquez, Premio Nobel de Literatura.

La segunda parte refleja su trabajo como reportero gráfico, “un audaz viajero que pasó de las tierras cálidas del Caribe al frío de la sabana de Bogotá con el propósito de conectar a través de las imágenes, las regiones más apartadas de Colombia”. Y la tercera parte se complementa con el testimonio muy personal de la entrega del Nobel a García Márquez.

No hay comentarios