Miles de personas visitan el Mercado Campesino de Miranda de Azán

Miranda de Azán ha superado el techo en cuanto a visitas al municipio este domingo para asistir a su ya consolidado Mercado Campesino, con 56 puestos y diversas actividades que cerró Raúl Díaz de Dios.

El teniente de alcalde y organizador del Mercado Medieval, José Luis Sánchez

Miranda de Azán celebró este domingo su ya tradicional mercado. Un Mercado Campesino que, según José Luis Sánchez, “es la identidad de un pueblo” que busca en este tipo de eventos el recuerdo de dónde venimos y hacia dónde caminamos. Con un total de 56 puestos -artesanos, agroalimentación, antigüedades, un telar de El Bodón así como un taller de cuero- han satisfecho las curiosidades de los miles de personas que han tomado ya este mercado como visita obligada a Miranda de Azán.

Hasta antes de ayer, Miranda de Azán se llenaba de jornaleros que en época de la siega venían a trabajar en los campos. Procedentes de otras comarcas, se alojaban con los labriegos de Miranda, dormían en sus casas y corrales, comían con ellos y, junto con sus historias, sus leyendas y sus canciones, llenaban las alforjas y los carros del trabajo que habían realizado a lo largo del invierno para poder vender aquí miel, quesos, salazones, paños, cestería, hojalatas, artesanía, productos de sus huertos …

Hoy, cuando las máquinas han sustituido a los brazos y las grandes superficies acabaron con aquellos mercados; cuando lo ecológico, lo biológico, lo artesanal y la tradición aparecen como patrimonio exclusivo de unos pocos debido al comercio y a la cultura de masas, el Ayuntamiento de Miranda de Azán quiere rendir un pequeño homenaje a aquellos labradores, vecinos todos por un tiempo, que formaban el pueblo.

Por ello el Mercado Campesino (1890-1930) basándose en aquellos tiempos: un mercado donde el pequeño productor pueda vender su trabajo y donde tenga cabida la artesanía tradicional, los productos regionales, el arte y el folklore.

Con esta iniciativa el municipio de Miranda de Azán apoya la producción y venta de productos ecológicos, la artesanía local y un mercado de proximidad como forma de un consumo responsable y ético.

Este mercado se engloba dentro de toda una serie de prácticas y proyectos que Miranda de Azán como un MUNICIPIO DEL BIEN COMÚN está llevando a cabo.

Durante toda la jornada han sido muchas las actividades encaminadas a dar a conocer la artesanía, además de promover buenas prácticas alimentarias y fomentar la producción agroalimentaria artesana y ecológica.

Este año cerró el mercado Raúl Díaz de Dios. Acordeonista charro que ha sabido desarrollar un concepto de música étnica basado en la fusión de estilos, ritmos y melodías de diferentes puntos geográficos.

REPORTAJE GRÁFICO: PABLO DE LA PEÑA

No hay comentarios

Dejar respuesta