Gobierno y Junta estrechan la colaboración contra los imponderables meteorológicos

Mercedes Martín y Juan Carlos Suárez-Quiñones inciden en la importancia de actuar de manera conjunta ante las nevadas y las inclemencias invernales

FuenteIsaac Barrientos
Máquinas quitanieves.
loading...

Evitar o reducir al máximo los problemas causados por las inclemencias meteorológicas durante los meses más duros del invierno, especialmente las nevadas, es el objetivo de la reunión de coordinación que han mantenido los equipos de la Delegación del Gobierno y la Consejería de Fomento y Medio Ambiente. Ambas administraciones coinciden en el diagnóstico de estrechar más la colaboración y actuar de manera conjunta ante episodios como el registrado en la zona de Villablino, en León, el pasado fin de semana.

«El objetivo común es que las carreteras de Castilla y León estén bien ante los acontecimientos meteorológicos», ha apuntado la delegada del Gobierno, Mercedes Martín. Una idea en la que ha coincidido el consejero de Fomento, Juan Carlos Suárez-Quiñones, que ha reconocido que «a los ciudadanos les da igual qué administración es titular de una carretera, lo que quieren es poder circular con normalidad y seguridad».

Suárez-Quiñones ha profundizado en que «la coordinación ya se ha realizado en años anteriores y lo que buscamos es mejorarla más cada vez, a todos los niveles, tanto autonómico como provincial». El consejero de Fomento también ha recordado que «antes de empezar un viaje es importante informarse sobre el estado de las carreteras que van a utilizar en el trayecto y cómo se encuentran para evitar problemas».

Mercedes Martín y Suárez-Quiñones.

Medios desplegados

La Delegación del Gobierno cuenta para mantener limpios sus 5.600 kilómetros de carreteras (de los que 2.400 son autovías y autopistas y 3.200 son vías convencionales) con 413 máquinas quitanieves, 174 estaciones meteorológicas, silos y depósitos para 86.000 toneladas de sal, depósitos para 4,7 millones de litros de salmuera y 72 plantas para fabricar esta concentración de sal y agua, la salmuera, con la que se consigue extender mejor la sal y evitar la formación de placas de hielo.

También se cuenta con unos 3.000 profesionales, entre las Demarcaciones de Carreteras, la DGT, la Guardia Civil de Tráfico, Protección Civil, la AEMET, concesionarias de autopistas y la UME para afrontar el reto de que los ciudadanos se vean perjudicados lo menos posible cuando aparecen estos fenómenos tan habituales en uno u otro punto de nuestro extenso territorio durante el invierno.

Por su parte, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente pone en marcha un operativo de riesgos invernales que cuenta con 1.442 profesionales y 2.471 voluntarios de 107 asociaciones y agrupaciones de Protección Civil que actualmente hay en Castilla y León. A ello hay que añadir los medios materiales, 146 máquinas quitanieves y 123 almacenes de fundentes propios, que se completan con las dotaciones del Estado y de las diputaciones provinciales y ayuntamientos.

El dispositivo cuenta también con la colaboración de las empresas de suministros y prestación de servicios básicos, como luz, agua, gas y combustible, telefonía, autopistas, transportes, etc., todo ello bajo la coordinación del Centro de Emergencias de Castilla y León 1-1-2.

Además, se podrán movilizar todos los recursos sanitarios, con 29 hospitales y 277 centros de salud y puntos de atención continuada, 3 helicópteros sanitarios, 159 Unidades de Soporte Vital, Básico y Avanzado, y 377 ambulancias colectivas y convencionales. También hay que sumar la colaboración de la consejería de la Presidencia, aportando todos los canales de información, así como con Familia e Igualdad de Oportunidades, Educación y Cultura y Turismo que suman sus recursos en lo que se refiere a red de alojamientos residenciales, centros educativos y culturales, pabellones deportivos y de ocio, así como los albergues que puedan ser susceptibles de utilización en caso de emergencia.

No hay comentarios

Dejar respuesta