La Federación LGTBI lamenta que “de nuevo medicalizan la transexualidad”

Los colectivos no apoyarán el proyecto de ley “de mínimos” de la Junta y lamentan las concesiones a Hazte Oír

FuenteEuropa Press
Representantes de la Federación LGTBI en Castilla y León./ Europa Press
loading...

La Federación LGTBI de Castilla y León ha asegurado este jueves que no apoyará el proyecto de ley sobre diversidad sexual y de género que está elaborando la Junta por tratarse de un texto «de mínimos» que no representa a este colectivo y ha advertido asimismo de que el Gobierno de coalición entre PP y Ciudadanos ha hecho concesiones a otros colectivos conservadores, como el Foro de la Familia o Hazte Oír.

Así lo han asegurado Amanda Azañón, de la Federación regional de LGTBI, y Manel Fernández, vicepresidente de la federación estatal, en una rueda de prensa en las Cortes en la que han vuelto a defender la proposición de ley de Igualdad Social de la Diversidad Sexual y de Género impulsada por la oposición, cuya toma en consideración fue rechazada precisamente el pasado jueves en el Consejo de Gobierno.

Azañón ha asegurado al respecto que las federaciones estatal y regional, que representan entre las dos a más de 61 entidades de los colectivos LGTBI, van a mantener su proposición de ley, al menos para que los grupos Popular y Ciudadanos «se retraten» en la toma en consideración del texto impulsado por estos colectivos que, según ha asegurado, es similar al que se intentó aprobar en la anterior legislatura con el apoyo, entonces, de la formación naranja, a la que ha acusado ahora de «descolgarse» y cambiar de postura por una cuestión «de números» y «simplemente clientelar».

La representante de la Federación regional LGTBI ha advertido además de que el proyecto de ley que prepara la Junta es un «texto menguado» en el que se quieren quitar «muchas cosas» a los colectivos, especialmente a las personas trans y en el área de sanidad. A modo de ejemplo, han asegurado que el texto de la Junta contempla segregar a las personas trans en un tercer aseo, «como si fueran un tercer ente» o un «haparheid», o que tengan que pasar por un informe psiquiátrico para iniciar el proceso de cambio de identidad ya que sin él se niega además la tarjeta sanitaria.

A esto han añadido que la Junta no contempla en su borrador aplicar los protocolos de acoso escolar ni impulsar una asignatura sobre diversidad.

«De nuevo medicalizan la transexualidad», ha lamentado Fernández quien ha reivindicado el «derecho a la autodeterminación de las personas» en su decisión de decir quién es sin que tenga que ser certificado por un médico. «Esto no pasa con ningún ser humano», ha recordado el vicepresidente de la federación estatal LGTBI que ha aclarado que la diversidad sexual no es una enfermedad, «y menos una enfermedad mental».

Respecto a la decisión de otros colectivos de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales de apoyar el texto que elabora la Junta, Amanda Azañón ha sido tajante al ironizar sobre que «el miedo es libre» para añadir que cada uno se puede apuntar al carro que quiera e irse «al otro bando».

Dicho esto, ha insistido en que las federaciones regional y estatal de LGTBI representan a más de 61 entidades para concluir que los números «hablan por sí solos» por lo que han insistido en la necesidad de legislar desde el consenso para que la futura norma sea útil a las personas a las que se va aplicar, como se ha hecho en Madrid o en Valencia, a las que han puesto de ejemplo, frente al modelo «descafeinado» de Galicia.

No hay comentarios

Dejar respuesta