A vueltas con las 35 horas

UGT insiste en que las 35 horas sólo se pueden negociar en Mesa General y acusa a la Junta de intentar "dividir"

FuenteEuropa Press

El secretario general de la Federación de Empleados de Servicios Públicos (FeSP) de UGT en Castilla y León, Tomás Pérez Urueña, ha insistido en que la jornada de 35 horas sólo se puede negociar en la Mesa General y ha acusado a la Junta de intentar «dividir» al querer abordar esta cuestión en mesas sectoriales.

Pérez Urueña, en una rueda de prensa para abordar las reivindicaciones del personal fijo discontinuo de medio ambiente, se ha referido así a la implantación de las 35 horas, un asunto ante el que ha asegurado que está «escandalizado» después de que representantes de la Junta se levanten de una mesa y poco después digan que quieren negociar.

El responsable de UGT ha advertido de que la Mesa General de Negociación de los empleados públicos es la única que tiene capacidad para negociar esta cuestión, aún no se ha convocado y por consejerías no se puede abordar porque es un asunto que concierte a «todos los trabajadores» y éstas lo que deberían hacer, una vez alcanzado un acuerdo, es fijar los calendarios, pero nada más.

Pérez Urueña ha insistido en que en el sistema actual se han «dotado» de unos órganos para negociar y de hecho el acuerdo firmado supuso la creación de una Comisión de Seguimiento fuera de la cual no se puede abordar esta cuestión. «Si quiere que convoque y negocie», ha señalado, tras lo que ha criticado el «batiburrillo» de declaraciones de los consejeros.

«Nosotros negociamos todo, pero qué vamos a negociar si no se cumple», ha aseverado Tomás Pérez, quien ha asegurado que hace un mes se pidió una reunión al presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, algo en lo que se insistió hace diez días y le llaman de Presidencia para ver de qué quieren hablar. Sin embargo, cuando dicen que quieren hablar con el presidente del acuerdo que firmó dicen que «ya llamarán».

Mesas de negociación 

A este respecto, ha cuestionado la credibilidad que tiene la Junta, ha criticado que cada consejero diga una cosa e incluso que alguno se refiere a una «mesa de Presidencia», cuando no existe, ya que de la Mesa General dependen la de Educación, Sanidad y la de Laborales, que sólo abordan problemas de sus sectores y cuyos acuerdos luego tienen que par por la general.

Por ello, ha censurado que se quiera negociar con los sindicatos profesionales, algo que a su juicio se hace para «dividir» porque, por ejemplo, un sindicato médico no puede negociar en nombre de los celadores o de categorías en las que no tienen implantación.

Pérez Urueña cree que «a la larga se da más importancia al relato que a la verdad» y ha recordado que Fernández Mañueco ya en 2002 negoció como consejero de la Presidencia la implantación de las 35 horas, pero antes de las elecciones también les convocó a una reunión en la que habló de la carrera profesional y estaba de acuerdo con todo, pero además un lunes dijo en un foro en Madrid que iba a cumplir y ese mismo jueves su portavoz en la Junta, Francisco Igea, lo negó.

Así, ha dudado de a qué responsabilidad apela la Junta cuando les pide que sean responsables y se sienten a negociar si ellos han cumplido su parte, mientras que el Ejecutivo lo único que ha hecho ha sido bajar los impuestos a los más ricos de Castilla y León cuando dice que no tiene dinero. «Cada vez lo entiendo menos», ha señalado Pérez Urueña, quien ha agregado que han cogido como la Iglesia, «el sermón», porque no se puede contestar, cuando se les puede replicar a todas las «medias verdades».

El responsable de UGT ha insistido en que no se ha convocado ninguna reunión de manera oficial y ha advertido de que sólo hablan de esta cuestión los consejeros de Ciudadanos y no los del PP, en los que hay «orden de silencio». Así, a su juicio parece que algunos esperan a que se «quemen» otros «para recoger las cenizas».

No hay comentarios

Dejar respuesta