Uno de cada dos hogares monoparentales está en riesgo de pobreza y exclusión

FuenteEuropa Press
Imagen: Europa Press

Casi el 75% de los hogares monoparentales llegan a fin de mes con dificultad y uno de cada dos está en riesgo de pobreza y exclusión en España, casi el doble del valor para el total de los hogares de España (26,1%). Así lo destaca la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN) en su último estudio, en el que analiza la Encuesta de Condiciones de Vida del INE y el indicador europeo AROPE.

El informe, llamado ‘Género, Monoparentalidad y Rentas Mínimas’, pretende realizar una radiografía de las familias monoparentales en España al analizar los datos recopilados. Además, han encuestado a 34 mujeres que encabezan hogares monoparentales y que perciben algún tipo de renta mínima en alguna comunidad autónoma.

«No tener dinero suficiente me genera estrés, depresión, insomnio de pensar qué dar de comer a los hijos. Sentimiento de culpabilidad por regañar a los hijos cuando se les rompe la ropa, por no poder comprarles nueva o no saber de dónde sacar ropa», relata una de las mujeres entrevistadas.

En 2018, había un total de 1.878.000 hogares monoparentales en España –lo que supone el 10,3% del total de hogar– y la mayoría de ellos (1,5 millones, es decir el 81,9%) están encabezados por mujeres.

El 43% de las mujeres con hogares monoparentales están desempleadas, mientras que un 17% tienen algún tipo de ocupación, pero sin contrato. Asimismo, más de la mitad (el 50,8%) de estos hogares no puede irse de vacaciones al menos una semana al año y el 53,7% no tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos de 650 euros o superiores.

Es más, un 7,4% no puede incorporar proteínas a su dieta cada dos días; el 18% ha tenido retrasos en el pago de los gastos relacionados con la vivienda principal, un 16,4% no puede mantener su casa a temperatura adecuada, entre otras dificultades que afrontan.

Tal y como pone de maniestro el informe, uno de cada dos se encuentra en riesgo de pobreza y exclusión (AROPE) –casi el doble del valor para el total de los hogares de España (26,1%)– y sufren una tasa de pobreza infantil 15 veces superior a la media.

«A mí me dijo una trabajadora social que con 400 euros se puede vivir. ¿Quién puede vivir? ¡Por favor! Mentira», relata otra de las encuestadas. Muchas de ellas coinciden señalar que la renta mínima no les permite tener un nivel de vida digno, en relación con los costes que supone tener que sacar adelante a su familia.

«Es insuficiente para la vida diaria, no se corresponde con los gastos reales. Es un parche para comer y no acabar en la calle sin más», remarca una de las entrevistadas en el marco de este estudio. La mayoría de ellas llevan en el paro bastante tiempo.

«Me levanto y digo que voy a empezar con el pie derecho, a ser positiva. Tengo que ser así ante mí, digo vamos a empezar bien. Luego, sabes en el fondo que estás reventada. Tienes que poner buena cara por tu hijo», sostiene otra de las mujeres del estudio realizado por la responsable de Incidencia Política de la Red, Graciela Malgesini.

Ley específica sobre hogares monoparentales

Tras analizar la situación de estas familias, EAPN pide una legislación específica sobre los hogares monoparentales fin de garantizar derechos, eliminar la discrecionalidad y las prácticas discriminatorias. Asimismo, reclama una renta mínima de carácter estatal, en la línea del Ingreso Mínimo Vital, que permita a este tipo de hogares salir del círculo de la pobreza y la exclusión.

También recomienda incrementar la inversión, extensión en la cobertura y mejora en la calidad de la prestación por hijo o hija a cargo, y garantizar el acceso a un empleo adecuado así como la formación a lo largo de la vida, con enfoque de género.

Otros consejos son establecer un programa estatal de medidas de respiro y de conciliación específicas para familias monoparentales; garantizar la estabilidad y adecuación de la vivienda; reforzar la concienciación y la educación para la igualdad de género; y promover y reforzar a las asociaciones que defienden los intereses de este tipo de hogares.

No hay comentarios

Dejar respuesta