Escuelas Católicas pide más flexibilidad para ofrecer títulos de FP

FuenteEuropa Press
Imagen: Europa Press

Escuelas Católicas de Castilla y León ha reclamado este martes a la Administración una mayor flexibilidad a la hora de ofrecer nuevas titulaciones de Formación Profesional en sus centros, así como un estudio «serio» que permita conocer el coste real de la educación de cada alumno.

El secretario autonómico de Escuelas Católicas, Leandro Roldán, ha recordado que el Ministerio de Educación ha aprobado recientemente nuevos títulos de FP «más acordes» con las demandas del mercado laboral y que los centros tienen «interés» en ofrecer, por lo que reclaman flexibilidad a la hora hacerlo, así como para «aumentar las plazas».

La última resolución de conciertos de la Consejería de Educación de Castilla y León para el curso 2019-2020 deja en los centros de Escuelas Católicas 4.316 unidades, con un aumento de ocho en total con respecto al curso anterior, un incremento que se ha dado exclusivamente en Formación Profesional.

Sin embargo, los centros educativos de Escuelas Católicas han sufrido la pérdida de 15 unidades, que se compensan con otra tantas nuevas, pero el secretario autonómico ha lamentado la falta de crecimiento de los últimos cursos.

Por otro lado, Roldán ha pedido una financiación «justa y digna» para la educación concertada, al hilo de lo cual ha demandado especialmente el aumento de la partida para «otros gastos», la que se destina a abonar el sueldo del personal no docente, equipamiento o calefacción, una aportación que ha criticado por ser «insuficiente» para atender esas necesidades, por lo que ha reclamado un estudio «serio» que permita conocer el «coste real» de la educación de cada niño en toda España.

En este sentido, ha explicado que en Castilla y León «nunca se ha aumentado esta partida», sino que se limita a la asignación contenida en los Presupuestos Generales del Estado, mientras que en otras comunidades como País Vasco o Navarra los gobiernos autonómicos incrementan esta partida, por lo que frente a los 6.000 euros que puede recibir un centro castellanoleonés, en estas otras regiones la cuantía puede ascender a 10.000 u 11.000 euros.

Nuevo curso

Leandro Roldán ha ofrecido una rueda de prensa en el vallisoletano Colegio de San Agustín con motivo del inicio del curso escolar, en el que los 180 centros de Escuelas Católicas cuentan con 100.053 alumnos y más de 9.000 profesionales en sus aulas, lo que supone una representatividad del 28,7 por ciento en la educación de la comunidad.

Esta cifra de alumnos mantiene su estabilidad, según ha explicado Roldán, con respecto al curso anterior, con un mínimo crecimiento estimado –a falta de que se cierren las matrículas en FP– del 0,2 por ciento.

El secretario autonómico de Escuelas Católicas ha aprovechado para solicitar una reunión con la nueva consejera de Educación, Rocío Lucas, el cumplimiento de varios compromisos electorales, como el acuerdo para la aplicación de la Ley de la Carrera Profesional Docente a los profesores de la concertada, o el desarrollo y activación de la concertación del primer ciclo de Infantil, algo que considera «muy positivo» para la mejora de la calidad de la educación de Castilla y León y que «amplía el derecho a la libertad de enseñanza de las familias».

Por otro lado, Escuelas Católicas pretende que se actualice el Acuerdo de Centros en Crisis para la enseñanza concertada, mejorando las ratios que posibiliten el mantenimiento de empleo en el caso de los centros que vean reducidas sus unidades.

Leandro Roldán ha defendido la educación concertada como una modalidad «de calidad, complementaria con la pública y necesaria», por lo que subraya que la Administración «debe garantizar una financiación que cubra sus derechos y certifique la libertad de elección de centro».

En clave nacional, la patronal de colegios católicos ha vuelto a pedir un pacto por la educación entre diferentes fuerzas políticas en la que también participe «toda la comunidad educativa», y una reforma que tenga en cuenta «la demanda social para la planificación escolar», así como «la complementariedad de redes y la libertad de enseñanza».

En este sentido, ha mostrado su preocupación por que el futuro Gobierno central «pueda poner trabas a la realidad de la educación concertada», y que «desprestigie su labor» dentro del sistema educativo, además de que se le atribuya «privilegios inexistentes».

Proyectos educativos

Leandro Roldán ha repasado algunos de los proyectos educativos que se desarrollan en los centros de Escuelas Católicas, como el Plan PIPE, un programa de idiomas que refuerza las 245 secciones bilingües existentes. En este sentido, ha recordado que el 80 por ciento de los centros tienen secciones bilingües, pero el Plan PIPE (Plan Integral de Plurilingüismo Educativo) permite «ir más allá en el aprendizaje de idiomas».

Actualmente, el programa de idiomas alcanza 85 centros adscritos y 8.800 alumnos que han podido certificar sus conocimientos por medio de los exámenes oficiales de Trinity College de Londres y Cambridge English.

Además, este curso es el cuarto del Plan BIBE, programa de idiomas dirigido a alumnos hasta seis años, que se impartirá en 44 centros. En cuanto a las tecnologías como ayuda en la educación, 127 centros cuentan con la certificación de excelencia en TIC, el 70 por ciento de los centros de la organización. Además, 44 de estos han obtenido el nivel 5 en excelencia TIC, avanzando desde los 38 del curso anterior.

El curso pasado se realizaron 70 actividades formativas en las que participaron más de 5.000 docentes y profesionales y que se centraron en materias de innovación como orientación, atención a la diversidad, fomento de la lectura, pedagogía infantil, idiomas, formación de directivos, calidad, nuevas tecnologías o comunicación.

No hay comentarios

Dejar respuesta