A revisión la Ley de Violencia de Género en Castilla y León

La consejera se ha pronunciado acerca de la creación de una red que permita detectar alertas de casos y el desarrollo de una estrategia contra la violencia sexual

FuenteEuropa Press

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades de Castilla y León, Isabel Blanco, ha asegurado que se revisará la Ley de violencia de Género para adaptarla a la realidad, creará una red de detección y alerta de casos y desarrollará una estrategia contra la violencia sexual.

Blanco se ha expresado así en el marco de su comparecencia en las Cortes para explicar las líneas de trabajo de su departamento en la próxima legislatura, en la que ha afirmado que la lucha contra la violencia de género será un compromiso «incuestionable» y una «prioridad» para la Junta.

La consejera, tras reiterar que la denuncia es «fundamental» para que se pueda actuar, ha adelantado que promoverán a nivel estatal la revisión de los protocolos de manera que estudien la posibilidad de actuar de oficio y la Junta tratará de facilitar a las mujeres todos los medios y apoyos necesarios para que denuncien y salgan de la situación en la que se encuentran.

Dicho esto, ha recordado que Castilla y León fue la primera comunidad en aprobar una ley contra la violencia de género, que sirve de ejemplo, y ha adelantado que el texto se revisará para que siga siendo «innovadora y pionera». En concreto, ha explicado que se realizarán las adaptaciones necesarias de acuerdo a la realidad actual y a los futuros servicios y prestaciones que se pongan en marcha para dar una respuesta cada vez más «integral y eficaz» a las víctimas.

Blanco ha señalado que se incidirá principalmente en la prevención de la violencia de género y en la concienciación a toda la sociedad, con especial atención a los jóvenes y adolescentes, con atención a las nuevas formas de violencia de género a través de las redes sociales y de las nuevas tecnologías.

La titular de Familia ha incidido en el modelo ‘Objetivo Violencia Cero’ y ha afirmado que el compromiso es «asentar, consolidar y extender» por el territorio, al medio rural, los distintos recursos, prestaciones y procedimientos del mismo.

Red de detección

Para ello, ha asegurado que se creará, en colaboración con el tercer sector, una red de detección y alerta ante casos de violencia de género, la cual va a aprovechar y coordinar los recursos y programas del Tercer (como por ejemplo el programa Fisisomer) y de las administraciones públicas, de forma que se configure una «amplia» red de detección ante casos de violencia de género.

Además, ha afirmado que se reforzará el sistema de información único que permita a los profesionales, de forma coordinada, una mejor toma de decisiones en cuanto a la detección de la violencia de género y la atención a las víctimas, para que sea más individualizada y adaptada a sus circunstancias y se intensificará la formación dirigida a todos los profesionales implicados en la lucha contra la violencia de género.

También ha apuntado que se garantizará a todas las mujeres víctimas en situación de riesgo un alojamiento alternativo al domicilio habitual y para ello se «reforzará» la red existente.

Por otro lado, ante la preocupación por el «número intolerable» de agresiones sexuales en la sociedad, que hace necesario prestar a las víctimas todos los apoyos para que lo superen y denuncien, se ha comprometido a promover una estrategia autonómica contra la violencia sexual más allá de la labor que ya se lleva a cabo.

El objetivo, ha añadido, es aunar esfuerzos de todas las administraciones y profesionales implicados y actuar de forma coordinada para avanzar en la erradicación de este delito y prestar la mejor atención a las víctimas.

De la misma forma, la Junta firmará un protocolo con las entidades locales para la prevención de agresiones sexistas en las fiestas patronales que incluya medidas como teléfonos de ayuda, espacios de encuentro informativos, y coordinación de los recursos disponibles en el modelo ‘Objetivo Violencia Cero’. Ya el pasado año la Consejería y la Federación Regional de Municipios y Provincias impulsaron desde el inicio del verano una campaña fundamentalmente dirigida a las fiestas patronales para prevenir este tipo de actitudes y hechos.

No hay comentarios

Dejar respuesta