Dos millones de vehículos pasarán por Castilla y León en Semana Santa

800 agentes velarán por la seguridad de los desplazamientos en las carreteras de la Comunidad

Barcones, en el centro, en la sala de control de la DGT. Foto: Europa Press

Unos 800 agentes de la Guardia Civil velarán por la “seguridad” en las carreteras de Castilla y León durante esta Semana Santa en la que se prevé 1,9 millones de desplazamientos, un siete por ciento más que el pasado año y con el objetivo de tener un viaje “feliz” que debe concluir con el “regreso de todo el mundo” a sus lugares de origen.

La primera parte de la campaña especial de tráfico arranca este viernes a las 15 horas y finalizará a las 24.00 horas del domingo 14 de abril. En ella se prevé 519.000 desplazamientos. La segunda fase, “más importante” que la anterior por volumen de desplazamientos a lo largo de toda la red viaria, comenzará a partir del miércoles 17 de abril y finalizará a las 24.00 horas del martes 23 de abril con la operación retorno, día que se celebra Villalar.

La Delegada de Gobierno, Virginia Barcones Sanz, acompañada de la Coordinadora Regional, Inmaculada Matías Fernández, y el Teniente Coronel de Tráfico, Rafael Aparicio Azcárraga, ha explicado los detalles de esta nueva campaña incidiendo en que el objetivo es que “no haya muertos ni heridos” en las carreteras. En este sentido, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha recordado que el pasado año perdieron la vida en este periodo seis personas, mientras que otras siete resultaron heridas de gravedad.

En lo que va de año no se ha reducido a más de la mitad el número de víctimas mortales, de 23 a 11, lo que no debe hacer caer ni a conductores ni a instituciones en la “complacencia”, por lo que ha pedido “respeto” y “tolerancia cero con alcohol, drogas, velocidad moderada y ningún despiste por utilizar el teléfono móvil”.

Barcones ha explicado que, para buscar la concienciación de los cunductores, la DGT ha creado el ‘Top vacacional’, una serie de spots publicitarios que recoge los tres destinos “más populares en los que puede acabar todo conductor que no respete las normas de tráfico” y que son, según ha enumerado, “el hospital, a la cárcel o el cementerio”.

El operativo estará formado por más de 800 guardias civiles de tráfico en Castilla y León que velarán “por la seguridad” de los conductores. La Comunidad, cuenta con 83 puntos de control de velocidad, 18 radares de tramo, 56 radares móviles en los vehículos de la Agrupación de Tráfico, un helicóptero operativo y u dron preparado para vigilar y regular las carreteras.

Además, en cada provincia los agentes de la Agrupación de Tráfico disponen de una patrulla integral para hacer controles “más dinámicos”, es decir, motos equipadas con el modelo de radares veloláser y etilómetros para que el mismo agente pueda realizar controles de alcohol y drogas.

Respecto al uso del cinturón y móvil al volante, en Castilla y León hay 24 cámaras de vigilancia que están instaladas en la carretera para vigilar también el uso del móvil al volante. “Las distracciones son desde 2016 la primera causa de los accidentes mortales”, ha explicado la delegada del Gobierno.

Además, como complemento a todos estos medios, la Agrupación de Tráfico utilizará durante estos días vehículos camuflados que circularán principalmente por carreteras convencionales para vigilar los comportamientos irregulares en carretera y con instrucciones específicas para vigilar el uso del móvil conduciendo.

Medidas de regulación

Para facilitar la movilidad con seguridad de los vehículos, la Dirección General de Tráfico establecerá medidas como la instalación de carriles reversibles y adicionales con conos en los momentos de mayor afluencia circulatoria y tramos en determinadas carreteras.

También se paralizarán las obras que afecten a las calzadas en todas las carreteras para minimizar la afección al tráfico durante los días de la operación salida-retorno de Semana Santa y e limitará la celebración de pruebas deportivas y otros eventos que supongan la ocupación de las vías, entre otras medidas.

Barcones también ha querido incidir en dos colectivos que están reflejando índices de siniestralidad más altos como son los motociclistas y los ciclistas. Así, la delegada ha señalado que en los últimos cuatro años en Castilla y León el 18 por ciento de los fallecidos en Semana Santa iban en moto, pese a que estos vehículos representan el siete por ciento del parque automovilístico.

En cuanto a los ciclistas, Barcones ha pedido precaución también hacia ellos, aconsejando ,a los conductores antes de adelantar, “reducir la velocidad, comprobar que pueden realizar el adelantamiento sin poner en peligro a los otros usuarios y adelantar guardando la distancia mínima de metro y medio”. Los ciclistas, por su parte, tienen que circular lo más próximo posible al arcén derecho e ir adecuadamente equipados, ha aclarado.

No hay comentarios