La halterofilia será disciplina olímpica en 2024

El COI pone condiciones para que no se repitan los numerosos casos de dopaje que han salpicado a este deporte en el pasado

FuenteRedacción
Lydia Valentín en 2008, año en que ganó su primera medalla olímpica./ Primo Romero - CC BY 3.0

Desde 2017, se había condicionado la presencia de la halterofilia en los Juegos Olímpicos de 2024 al compromiso firme de la Federación Internacional de Halterofilia con la lucha contra el dopaje. Efectivamente, la IWF (sus siglas en inglés por International Weightlifting Federation) se compromete a acabar con una lacra que en los últimos tiempos ha hecho mucho daño a un deporte que se practica desde tiempos inmemorables, y lo hace con medidas concretas.

Para que el Comité Olímpico Internacional haya decidido que la halterofilia seguirá siendo disciplina olímpica en los JJ.OO. de París de 2024, la IWF ha tenido que aceptar firmar un acuerdo por el que se compromete a tener una política antidopaje más estricta y a permitir que los controles se realicen desde una agencia externa. En una especie de gesto de buena voluntad, que el COI ha valorado de manera positiva, ha sido la propia IWF la que ha suspendido la participación de la problemática Federación tailandesa en el próximo Campeonato del Mundo, que se celebra este mismo año y que sirve para clasificarse para los Juegos Olímpicos.

Si hay alguien que ha sufrido en sus propias carnes las consecuencias de no jugar limpio, es la halterófila Lydia Valentín, y no en una sino en varias ocasiones. La ponferradina tuvo que esperar casi siete años para colgarse al fin el oro olímpico. En los Juegos Olímpicos de Londres 2012, en la categoría de -75 kilos, Valentín quedó cuarta tras levantar 265 kilos; el Bronce fue para la bielorrusa Iryna Kulesha, con 269 kilos, y la Plata y el Oro para la rusa Natalya Zabolotnaya y la kazaja Svetlana Podobedova, que levantaron ambas 291 kilos. Sin embargo, pese a que habían pasado los controles, sus pruebas se reanalizaron y las tres halterófilas dieron positivo.

Después de un largo período en el que se han producido varias alegaciones de unos y otros, Lydia Valentín recibía su medalla de oro el pasado mes de febrero. El Comité Olímpico Español (COE) organizó una recepción con honores para intentar que la berciana disfrutase del oro como lo hubiera hecho en Londres, pero está claro que no es lo mismo. La mala praxis de sus contrincantes le privó de esa sensación que sintió todo un país con el gol de Iniesta en el Mundial de Sudáfrica o lo que debió sentir Ramón Colillas al ganar el PSPC (y los 5 millones de dólares del premio). Es irrecuperable. Y lo peor es que no era la primera vez.

En los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, Lydia Valentín terminó en 5ª posición, pero se llevó la Plata también por la descalificación de sus contrincantes después de que se reanalizasen sus pruebas, nada menos, que ocho años después.

En cualquier caso, lo importante es que Lydia Valentín es campeona olímpica –además de bicampeona del Mundo y tetracampeona de Europa- y que pudo celebrarlo con los suyos en el mes de febrero, en un acto donde aprovechó para postularse como abanderada para los próximos Juegos Olímpicos.

Próximas citas olímpicas

Después de los pasados JJ.OO. de Río de Janeiro, donde Valentín fue Bronce, la próxima cita olímpica se celebrará en Japón. El 24 de julio arrancarán las competiciones de Tokio 2020. La capital nipona le ganó la partida a Madrid con su candidatura y acogerá sus segundos Juegos, después de haber sido sede olímpica en 1964.

En septiembre de 2017 se tendría que haber decidido cuál sería la sede de 2024, pero no hizo falta llegar a esa fecha. Unos meses antes, finalmente hubo acuerdo entre el COI y la ciudad de Los Ángeles, una de las candidatas, para que ésta fuera la sede de los JJ.OO. de 2028. París se proclamaba así como anfitriona oficial de la edición de 2024.

No hay comentarios