El marzo más caliente provoca la sequía en toda la región

El pasado mes estuvo marcado por las oscilaciones térmicas y la ausencia de precipitaciones

La comunidad autónoma de Castilla y León registró un mes de marzo seco y cálido y con “marcadas” oscilaciones térmicas, según consta en el Avance Climatológico facilitado por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) recogido por Europa Press.

Según recuerda la Aemet en este informe, aunque la llegada de la borrasca “Laura” desde el Oeste en la primera semana del mes dejó precipitaciones generalizadas y vientos fuertes con temperaturas mínimas suaves, el resto de marzo se caracterizó por la estabilidad, por la escasez de lluvias y por unas temperaturas muy variables, con “importantes” oscilaciones diurnas.

En el caso concreto de las temperaturas, marzo fue cálido en la mayor parte de Castilla y León, si bien en áreas de la provincia de Salamanca y de Palencia, del Norte de Valladolid y Sureste de León ha sido normal mientras que en el Valle del Bierzo llegó a ser “muy cálido”.

Las temperaturas mínimas se situaron por debajo de su promedio, a pesar de sus valores superiores a lo esperado durante la primera decena, por lo que, como en el mes anterior, fueron las temperaturas diurnas las responsables del carácter térmico del mes. La temperatura media se situó en torno a un grado por encima de su promedio.

Salvo en la última semana del mes, con unos valores más estables, las temperaturas oscilaron de manera continua, y la variación de máximas en los días centrales del mes fue la más significativa. Así, entre el día 13 y el 16 la temperatura diurna ascendió 11 grados, lo mismo que descendió en los dos siguientes.

El día 16 se registró la temperatura máxima más alta, tanto en valor medio como en valor extremo, en Miranda de Ebro (Burgos), con 25,9 grados. En esa fecha y al día siguiente la oscilación diurna, de media, superó los 20 grados y llegó a rebasar en algunas zonas los 25, cuando la temperatura mínima del día 16 en Miranda de Ebro fue de -0,6.

Por su parte, la temperatura mínima alcanzó su valor más bajo de media el día 21, al comienzo de la primavera astronómica, aunque el registro extremo correspondió a los días 14 y 15, con -7,9 grados en El Puente de Sanabria (Zamora). Según los datos recabados por la Aemet a lo largo del mes de marzo se registraron de media 13 días de helada.

En cuanto a las precipitaciones, el registro de marzo deja un déficit que se sitúa en torno al 45-50 por ciento. Así y aunque en las provincias de Zamora y Salamanca y zonas próximas de Valladolid y Ávila llegó a tener un carácter normal, en el resto el balance fue de un mes seco e, incluso, “muy seco” en áreas de Burgos, Soria y Segovia, con un promedio de cinco días de precipitación apreciable.

La mayor parte de las precipitaciones se registraron entre los días 5 y 7, único episodio de carácter generalizado, al paso de la borrasca profunda “Laura”, cuando se llegaron a superar en un día los 40 litros por metro cuadrado en el Sur de Salamanca y Ávila, con algunas nevadas en zonas altas del norte y con rachas máximas de carácter fuerte en gran parte de la Comunidad.

El valor más bajo de precipitación acumulada se ha registrado en Segovia con 6 litros por metro cuadrado mientras que en el extremo Norte de Burgos, en zonas próximas al Puerto de Estacas de Trueba, se ha registrado el valor más alto, con 174 litros por metro cuadrado. Sólo se superaron los 40 litros por metro cuadrado en zonas del Sur de Ávila y Salamanca, en Sanabria y en áreas de la Cordillera Cantábrica.

 

No hay comentarios