¿Se mantendrá el elevado precio de la luz en febrero?

Este año no se ha registrado la bajada que sí que se produce otros años en el mes de enero. La OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) ha desgranado por qué ocurre esto.

FuenteRedacción
Foto: Europa Press

Los precios de la electricidad cuentan con un componente cíclico que provoca que los primeros meses de cada año, y debido a las lluvias y el viento, paguemos algo más barato el precio de la electricidad, pero este año no ha sido así.

El precio de la energía ha sido un 25% más elevado que en enero de 2018. El año pasado por esta época ya se había iniciado el descenso de precios habitual del primer trimestre del año.

Observamos que este año los precios en el mercado mayorista (OMIE) se han mantenido en valores superiores medios de 62MW con los que también se cerró el mes de diciembre. Estos precios contrastan fuertemente (un 24,8% más) con los precios de enero de 2018 cuando cerraron el periodo con un precio de 50 € MW.

Ejemplo práctico: un hogar con un consumo medio de 3500 kWh y 4,6 KW de potencia pague este mes de media 69,59 € por un consumo por lo que en enero del año pasado 2018 solo pagó: 65,3 €. Es decir un 6,5% más.

Las razones por la que sube y no baja

Desde OCU han señalado que la razón de ese fuerte y mantenido incremento se encuentra en la climatología y especialmente en los derechos de emisión de CO2 cuyo precio se ha elevado fuertemente desde mediados del pasado año. Esto ha provocado que, ese mayor coste se traslade al precio con el que ofertan su energía las tecnologías más contaminantes que son las que marcan el precio de la electricidad en determinadas horas.

Los más perjudicados

La subida afecta especialmente a los consumidores que tienen la tarifa eléctrica con discriminación horaria, ya que el precio por kWh valle, se ha elevado un 20,6% en este horario respecto a enero de 2018.

Los hogares que cuentan con calefacción por acumuladores eléctricos (concentran elevados consumos en estos meses y ese horario) son los que verán una fuerte subida en su tarifa respecto al año pasado.

Por ejemplo, un hogar con acumuladores que durante el mes de enero haya consumido 3.000 kWh habrá sufrido en su factura un incremento de 51 euros respecto al mes de enero de 2018. A pesar de esto, las tarifas con discriminación horaria siguen siendo una alternativa interesante para la mayoría de los hogares.

¿Qué pasará en febrero?

Desde OCU han señalado que la cosa no parece que vaya a cambiar durante el mes de febrero. Todo parece indicar que los precios se mantendrán. El mercado de futuros indica que febrero cerraría con precios similares. Habrá que esperar a marzo o abril para que llegue una rebaja en el mercado mayorista.

No hay comentarios