El precio de la vivienda en alquiler continúa su escalada

Aumenta un 4,9% en la Comunidad.

Viviendas, pisos en venta. EUROPA PRESS

El precio de la vivienda en alquiler en Castilla y León registró en 2018 una subida del 4,9 por ciento, que estableció el metro cuadrado en 6,1 euros mensuales. En tasa trimestral, el precio creció un 0,5% en el último cuarto del año, según el índice de precios inmobiliarios de idealista.

El informe, remitido a Europa Press, señala que en todas las provincias las rentas que piden los propietarios son más elevadas que hace doce meses. La mayor subida es la protagonizada por Burgos, con un incremento del 13,7%. Le siguen los ascensos de Palencia (7,5%), Zamora (6,3%) y León (5,2%). Las más suaves se produjeron en Salamanca (2,4%), Ávila (2,5%), Valladolid (3%) y Segovia (4,4%).

Los datos relativos a la provincia de Soria no han podido ser extraídos al no contar con una muestra suficiente para ello, puntualiza el documento.

La provincia más económica para alquilar es la de Ávila, que a pesar de la subida, ha situado sus precios en 4,2 euros/m2. En el lado opuesto de la tabla se posiciona la provincia de Salamanca, donde el precio del metro cuadrado alcanza los 6,8 euros mensuales.

En las capitales la situación es parecida a las provincias, aunque los ascensos en los precios han sido generalizados. Burgos ha vivido el mayor incremento (12,7%), seguido por León (8,1%) y Zamora (7,5%). A continuación se sitúan los ascensos de Ávila (5,6%), Segovia (4,1%), Valladolid (3,1%) y Salamanca (2,7%).

Salamanca es la capital castellanoleonesa con los precios más elevados, 7,2 euros/m2. Le siguen Burgos (7,1 euros/m2) y Valladolid (6,9 euros/m2). Zamora, en cambio, es la más económica con 4,9 euros/m2.

País 

El precio de la vivienda en alquiler ha moderado su ritmo de crecimiento en España durante 2018, tras acabar el año en 10,6 euros el metro cuadrado, lo que supone un incremento del 9,3%, frente al alza del 18,4% del año anterior.

Los datos reflejan que el precio de la vivienda frenó su ritmo de crecimiento ya en el último trimestre del año 2018, ya que los precios se redujeron en un 0,6%. El jefe de estudios de idealista, Fernando Encinar, ha explicado que los números evidencian que “no hay burbuja de alquiler”, y que “de haberla habido, los datos demuestran que se está deshinchando”. Y es que el alza de 2018 está ya “muy lejano” de los de ejercicios anteriores.

Esta tendencia se evidencia en los grandes mercados, ya que en Madrid la subida se relajó el año pasado, quedándose en el 4,3% y con bajadas incluso en los últimos meses del año, mientras que en Barcelona (-1%) los precios cayeron por segundo año consecutivo.

Ante un escenario de “normalización” y de ajustes de los precios de alquiler, idealista considera “muy arriesgado” legislar ahora “una realidad que ya no existe y que puede perjudicar muy gravemente el crecimiento del mercado”. “No hay datos estadísticos que justifiquen en estos momentos la urgencia con que se quiere regular el control de los precios, que, de hecho, ya están ajustándose en los grandes mercados”, ha advertido.

En este sentido, ha apuntado que en los próximos meses se verá cómo los precios del alquiler se estabilizan y entran en una fase de “mesetización o incluso más caídas”. En algunos barrios puede haber aún tensión en los precios pero estará basada en una alta demanda que choca con una escasa oferta en esas calles, explica idealista, que, en general, espera una moderación de los precios.

Para el portal inmobiliario, únicamente podrían romper esta tendencia a la estabilidad unas políticas de vivienda que estrangulen la oferta y que provoquen una reducción de la misma de forma “dramática”.

Sube en todas las Comunidades salvo Extremadura

En 2018, todas las comunidades autónomas registraron precios superiores a los que tenían hace un año, excepto Extremadura (-0,1%). El mayor incremento se produjo en La Rioja, donde los propietarios piden un 10,5% más por arrendar sus viviendas que hace un año. Le siguen las subidas de Navarra (+9,5%) y Cantabria (+8,8%). Cataluña, en cambio, experimentó la menor subida (+1,3%), seguida por Baleares (+2,9%), Murcia (+4,2%) y Castilla y León (+4,9%).

Madrid (con 15,1 euros por metro cuadrado) es la autonomía más cara, seguida de Cataluña (14,6 euros), Baleares (12,9 euros) y País Vasco (11,8 euros). En el lado opuesto de la tabla se sitúa Extremadura (4,1 euros por metro cuadrado), Castilla-La Mancha (5,1 euros) y La Rioja (5,7 euros), las comunidades más económicas.

Por provincias, solo cuatro vieron cómo sus precios se reducían durante 2018. El mayor decremento se registró en Tarragona, donde los precios cayeron un 2,7%, seguido por los descensos de Badajoz (-2,2%), Ciudad Real (-0,9%) y Barcelona (-0,2%).

De su lado, la mayor subida se produjo en Santa Cruz de Tenerife (+14,5%), Burgos (+13,7%) y Toledo (+13,7%). El ranking de las provincias más caras está encabezado por Barcelona (15,8 euros por metro cuadrado), Madrid (15,1 euros), Guipúzcoa (13,9 euros) y Baleares (12,9 euros). Jaén (3,9 euros) y Cáceres (4 euros) son las provincias más económicas, seguidas por Ávila (4,2 euros) y Badajoz (4,2 euros).

Por último, Barcelona fue una de las cinco capitales que redujeron su precio durante los últimos 12 meses (-1%). Las demás fueron Castellón (-6,8%), Tarragona (-5,3%), Jaén (-3,1%) y Ciudad Real (-0,1%). En todas las demás capitales los precios son hoy más caros que hace 12 meses. La Ciudad Condal se consolida como la capital española más cara (17,3 euros por metro cuadrado), seguida de Madrid (16,2 euros) y San Sebastián (15,3 euros).

No hay comentarios