Una estrategia ibérica sobre demografía entre Castilla y León y Portugal

Se ha acordado en la XI Reunión de la Comisión Hispano-Portuguesa para la Cooperación Transfronteriza

FuenteEuropa Press
Óscar Puente.

La viceconsejera de Ordenación del Territorio y Relaciones Institucionales, María de Diego, ha participado hoy en Sevilla en la XI Reunión de la Comisión Hispano-Portuguesa para la Cooperación Transfronteriza, donde se ha acordado elevar a la Cumbre Hispano-Lusa la necesidad de elaborar una estrategia ibérica sobre demografía.

De Diego ha trasladado en el foro celebrado este martes una serie de peticiones y consideraciones de interés para la Comunidad, entre ellos la oportunidad de que todos los estamentos y administraciones públicas competentes de ambos lados de la frontera consensuen un paquete de medidas para, en el próximo periodo de programación, obtener financiación de fondos europeos para hacer frente a los desafíos demográficos desde distintos ámbitos: económico, social, agrario, fomento del envejecimiento activo, infraestructuras, territorial y de promoción empresarial.

Castilla y León también ha incidido en la importancia de impulsar la Red Europea de Transportes RTE-T para alimentar el transporte intermodal en el Corredor Atlántico y conectar las regiones centro y norte de Portugal con los puertos de la Macrorregión RESOE (CCDR-Norte, CCDR-Centro, Castilla y León, Galicia, Asturias y Cantabria) y en el deber de concluir el enlace Fuentes de Oñoro-Vilar de Formoso en los plazos establecidos, según han informado a Europa Press fuentes de la Junta.

Mejorar la coordinación en materia de gestión forestal compartiendo bandas de comunicaciones, tanto aéreas como terrestres, y mejorar en el conocimiento de los respectivos operativos, así como en la gestión de las especies protegidas, en la sanidad animal y en la gestión de especies protegidas han sido otras de las demandas que ha presentado hoy en Sevilla la viceconsejera de Ordenación del Territorio y Relaciones Institucionales.

Otro de los puntos tratados en la reunión ha sido el tratamiento del «efecto frontera» y sus costes para los ciudadanos según estudios realizados en el periodo 2010-2016. Castilla y León ha ofrecido una actualización respecto de los campos de actuación sobre los que se comprometió a participar en 2011 para determinar los costes añadidos de contexto: transporte y logística y de protección civil y emergencias.

El Gobierno castellano y leonés ya había planteado en la reunión de la Comisión Mixta Hispano-Lusa de 2017 que, después del trabajo realizado por las comunidades autónomas y las regiones portuguesas fronterizas, era necesario hacer un balance por parte de los gobiernos de ambos países con las medidas adoptadas para suprimir las barreras detectadas -jurídicas, administrativas, etc.- para poder seguir avanzando en la permeabilidad de la frontera y la consecuente dinamización económica y social de estos territorios.

En la reunión de hoy, la Junta ha ofrecido un balance del estado de los costes de contexto aún pendientes de resolver en las áreas concretas en las que ha trabajado, pudiendo destacarse la reiteración de la necesidad de solucionar el problema de la transferencia de llamadas en zona limítrofe a los centros de emergencia.

 

Fondos Europeos 

Otra cuestión importante ha sido la situación de los fondos europeos asignados a la cooperación transfronteriza. En la primera convocatoria del Programa Interreg V-A Castilla y León ha participado en el 83 por ciento del total de proyectos aprobados (48 proyectos) en las áreas de cooperación Castilla y León/Norte de Portugal, Castilla y León/Centro de Portugal y en el denominado Plurirregional, que abarca todas las regiones de la raya, y ha recibido un 45 por ciento de la financiación FEDER asignada a esos proyectos (más de 30 millones de euros).

En el total de las seis áreas de cooperación de la raya, han sido 135 los proyectos aprobados, que han contado con un apoyo financiero FEDER que supera los 180 millones de euros. Por todo ello, Castilla y León insiste en la necesidad de que la financiación destinada a cooperación territorial del próximo periodo de programación 2021-2027 sea por lo menos igual o superior a la del periodo 2014-2020.

Algunos de estos proyectos están teniendo una «evolución muy positiva» en distintas áreas como es el caso del proyecto de prevención y lucha contra los incendios forestales o el proyecto de emprendimiento empresarial, de apoyo a emprendedores, autónomos y microempresas del entorno rural, que pretende crear y hacer crecer sus negocios aprovechando las oportunidades de las TIC.

Otros ejemplos son el proyecto de emprendimiento en educación, el que tiene por objeto establecer una prenormativa europea específica para la rehabilitación energética asequible de edificios patrimoniales, el que tiene como objetivo la mejora de la eficiencia de las políticas de estímulo para la creación de empleo de calidad o el proyecto cultural.

En esta reunión también se ha reflexionado sobre el Tratado de Valencia (vigente desde 2004), conforme al compromiso asumido por los gobiernos de España y Portugal en la Cumbre de 2017. Castilla y León apoya el hecho de que el Tratado sigue siendo el cauce adecuado para incorporar las demandas de las entidades territoriales transfronterizas representativas de los intereses de los ciudadanos, ya que ha dado muestras constantes de flexibilidad en su adaptación a una realidad cambiante.

No hay comentarios