“Las garrapatas son mucho más peligrosas que un simple parásito”

José Antonio Oteo, que dirige en el Laboratorio de Patógenos Especiales del Centro de Investigación Biomédica, alerta de que las garrapatas se han vuelto más agresivas por el cambio climático y también transmitir enfermedad de Lyme, la fiebre botonosa, la anaplasmosis, la tularemia y la babesiosis

José Antonio Oteo / Foto: Europa Press

La picadura de una garrapata, animal que asociamos a un bicho desagradable, parásito de animales y que se alimenta de la sangre de sus huéspedes es mucho más peligroso para los humanos de lo que creemos. Es precisamente la picadura de una garrapata la causante de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo, que tiene en vilo a los servicios de prevención de enfermedades desde que se diera en España el primer caso con resultado de muerte y se produjeran varios contagios, que se mantienen controlados.

La peligrosidad de este animal es algo contra lo que lleva alertando desde hace años José Antonio Oteo, que dirige en el Laboratorio de Patógenos Especiales del Centro de Investigación Biomédica, y es pionero en el estudio de dolencias que no han sido descritas con anterioridad. Para Otero no es nada nuevo que la garrapata es un animal, no sólo desagradable y que nos produce cierto asco, sino que además es muy peligroso.

En una entrevista que recoge la agencia Sinc, José Antonio Otero explica como una enfermedad, que no es endémica en España, ha podido llegar hasta nuestras fronteras. Según el investigador, la hipótesis que manejan es que el virus ha entrado mediante garrapatas infectadas transportadas por aves migratorias desde África. Otero ha manifestado que “esta suposición está reforzada por un estudio realizado en nuestro centro en el que se detectó virus en garrapatas de aves recogidas en Marruecos. La secuencia genética de estos virus era similar a la que encontramos en las garrapatas recogidas en España sobre ciervos. Pero no podemos descartar otras vías de …

La mayoría de las personas que se expone al virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo tras una picadura de garrapata no va a desarrollar la enfermedad. Se estima que como mucho un 20% de las personas sufren el cuadro clínico. Lo normal es que el paciente no se entere de que ha estado expuesto o, como mucho, presentará un cuadro de fiebre y dolores musculares, como sucede con otras enfermedades víricas.

Solo si se desarrolla el cuadro de una fiebre con complicaciones hemorrágicas es cuando existe el riesgo para las personas que se ponen en contacto con las secreciones del paciente. Esto es lo que suele suceder en el entorno sanitario. No es fácil conocer el riesgo de transmisión ya que, aunque hay muchos casos documentados, no se puede hacer una estadística por razones obvias. En todo caso parece menos contagioso que el virus del Ébola.

Muchas enfermedades transmitidas por garrapatas

Hay muchas enfermedades transmitidas por garrapatas. El número y tipo varía en función de la zona geográfica y de los parásitos de este tipo que circulen en dicha zona. En España las más importantes para la salud humana son principalmente bacterianas, como la enfermedad de Lyme, la fiebre botonosa, la anaplasmosis, la tularemia y la babesiosis. También existen otras no puramente infecciosas, como la parálisis neurotóxica.

A la lista hay que sumar enfermedades víricas, como los actuales casos de fiebre hemorrágica provocada por el virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo, que ya hace años detectamos circulando por España.

Según el investigador, la manera de detectar los síntomas consiste en detectar la posibilidad de picadura de una garrapata ante un determinado cuadro clínico. “Hoy en día los médicos conocen estas enfermedades y continuamente se dan charlas de formación. En cuanto a las técnicas de diagnóstico en el laboratorio, tenemos muchas herramientas pero su éxito depende del diagnóstico presuntivo y el tipo de muestras clínicas disponibles”, añade Otero.

En opinión del experto, la sociedad no es consciente de la peligrosidad de las garrapatas y de lo que pueden suponer. “De hecho, en encuestas realizadas en diferentes grupos poblacionales, todavía hay muchas personas que piensan que se trata de bichos repugnantes que chupan sangre pero son inofensivos. De hecho, ¡se las arrancan con la mano! Somos muchos los que llevamos años trabajando en el estudio de las enfermedades transmitidas por garrapatas e intentando darlas a conocer. El cono …

Más agresivas por el calentamiento global

José Antonio Otero explica además que “el calentamiento global que estamos sufriendo puede hacer que las garrapatas se vuelvan más agresivas” y considera que la precaución es lo más eficaz para evitar el contagio.

“Hay que evitar el contacto con garrapatas y, si no es posible, evitar las zonas en las que habitan, usar repelentes y vestir con la protección adecuada: prendas largas y de colores claros, zapato cerrado, camisa dentro de pantalones, calcetines sobre estos, y gorro”. Añade además que al final de la jornada se debe revisar el cuerpo en busca de posibles garrapatas y, de haber sido picados, retirarlas con pinzas lo antes posible y guardarlas al menos dos semanas hasta estar seguros de n …

En opinión del investigador de Patógenos Especiales, “el cambio de las condiciones ambientales afecta a la distribución de los artrópodos vectores, como estamos viendo con el mosquito tigre. En el caso de las garrapatas, parece que el calentamiento que estamos sufriendo puede hacer que se vuelvan más agresivas”.

No hay comentarios