Cómo conseguir dinero de forma rápida

Incluso las personas más ahorradoras y aquellas que siempre tratan de llevar sus cuentas al día pueden tener, en un momento dado de sus vidas, la necesidad de recurrir a un préstamo. Pasar por un banco y llevar a cabo la solicitud puede ser un proceso largo y tedioso con el que no siempre se obtienen los resultados deseados. Es en este contexto es en el que aparecieron los denominados como préstamos rápidos. Estos préstamos rápidos están pensados básicamente para aquellas personas que necesitan dinero urgente y con esto hacemos referencia a que se puede conseguir un crédito rápido en 10 minutos, no hace falta nada más. Pero, ¿cómo acceder a estos préstamos personales?

Si de verdad se requiere de dinero rápido la solución está en la Red. Es aquí donde operan una serie de empresas que ofrecen este tipo de créditos de la manera más rápida posible. Lo único que hay que hacer es seguir estos pasos:

  • Elegir a la entidad financiera. Como era de esperar a estas alturas ya son muchas las empresas que ofrecen este tipo de servicios. Algunas de ellas ya cuentan con una dilatada experiencia y algo no menos importante es que otros tantos usuarios que los han requerido dan fe de su buen hacer a través de sus valoraciones, lo que puede servir como punto de partida a la hora de escoger.
  • Tener clara la cantidad que se necesita. Estos créditos rápidos, como su mismo nombre indica, están pensados para cantidades pequeñas que se puedan requerir en momentos puntuales, de ahí que todo el proceso se pueda llegar a agilizar tanto. Hablamos de que, por norma general no superarán los 300 euros (para nuevos clientes), aunque se puede llegar hasta unos 900 euros. En cualquier caso, antes de llevar a cabo este trámite conviene tener en cuenta lo siguiente: los gastos e ingresos fijos que se tengan, lo que resta de los anteriores y si hay algún gasto extra más con el que haya que contar. Con todo esto se podrá saber de una manera mucho más certera la cantidad de dinero que hace falta pedir prestada.
  • El tiempo de devolución. Va en concordancia con el punto anterior por lo que el plazo tampoco suele ser muy extenso (por norma general, hablamos de unos 30-40 días, máximo) De igual manera que se procedió antes habrá que intentar calcular cuándo puede ser más conveniente devolver el dinero porque tener demasiados días no será rentable pero ir justos de tiempo puede suponer aún más problemas.
  • Rellenar un formulario. Una vez que los dos puntos anteriores se tengan claros lo único que hay que hacer es rellenar un breve formulario en el que, básicamente, lo que se solicita es la información básica de la persona que requiere ese dinero y, por supuesto, del número de cuenta bancaria donde se desea que se lleve a cabo el ingreso.
  • Esperar. Todo el trámite en sí apenas llevará unos minutos y una vez que se lleva a cabo la solicitud ésta es procesada. Como los requerimientos son mínimos la mayoría de ellas son aprobadas al instante por lo que se puede contar con ese dinero que se necesite sin problemas. Si no es el caso, lo más seguro es que haya habido algún error o se precise de algo de información extra, en suma, siempre algo muy sencillo de poder solucionar para poder tener el dinero.

Ventajas de los créditos rápidos frente a los préstamos bancarios

  • Sin nómina ni aval. Cuando hablamos de que apenas hacen falta requisitos hacemos referencia a que, a diferencia de los bancos, cuando lo que se solicita es un préstamos rápido online no hará falta tener una nómina ni un aval. Es más, en muchos casos se puede contar con un crédito rápido aún estando en una lista de morosos, como es el caso de ASNEF.
  • Muy fácil. Otra de las ventajas de este tipo de préstamos es que una vez que se ha facilitado la información que se requiere en el formulario, no se vuelve a requerir por lo que resulta de lo más sencillo el pedir más préstamos de esta manera, si es que así se requiere.
  • Sin dar explicaciones. Además, el dinero que se obtiene de los créditos rápidos se puede emplear para lo que cada uno quiera sin necesidad de tener que dar ningún tipo de explicación que justifique la solicitud.
  • Cómodo. Ya que todo el proceso es online se puede llevar a cabo desde la comodidad del hogar, sin tener que llevar a cabo desplazamiento alguno ni tener que esperar a ser atendidos en el banco. Tan sólo habrá que elegir con quién se quiere llevar a cabo esta operación y dedicar unos minutos. Aquí tampoco hay horarios, así que se puede solicitar el dinero las 24 horas del día y los 365 días del año.

No hay comentarios