Villalar, una fiesta para presumir de Comunidad

Su origen proviene de la derrota de los comuneros en la Batalla del 23 de abril de 1521.

FuenteAlexandra González Alija

El municipio vallisoletano de Villalar de los Comuneros vuelve a engalanarse, como cada 23 de abril, para celebrar el día de los castellanoleoneses. Este ha sido el escenario elegido oficialmente desde 1986 para conmemorar el Día de la Comunidad. Su origen proviene de la derrota de los comuneros en la Batalla de Villalar del 23 de abril de 1521 y, años más tarde, en los albores de la autonomía, sirvió de símbolo para reivindicar el sentimiento de pertenencia a Castilla y León. En recuerdo y homenaje a Juan de Padilla, Juan Bravo y Francisco Maldonado, vencidos por las fuerzas imperiales de Carlos I y decapitados, se eligió esta batalla, decisiva en la guerra de las Comunidades de Castilla, como fiesta regional.

A pesar de que los antecedentes de la fiesta de Villalar se remontan al año 1821, cuando El Empecinado rindió allí homenaje a los Comuneros, no fue hasta el año 1976 cuando se convocó la primera concentración autonomista. En 1977, ya casi 20.000 personas se acercaron a la villa para reivindicar su pertenencia a la Comunidad y en 1986 las Cortes aprueban el 23 de abril como fiesta en el territorio de Castilla y León.

Conciertos de música, bailes tradicionales, mercados artesanales y gastronómicos inundan las calles del municipio cada 23 de abril, congregando cada año a miles de personas que se acercan a Villalar para hacer gala de su espíritu regional y, al tiempo, pasar un día familiar y de encuentro. Además, desde el 2003, la Fundación Villalar se encarga de potenciar los valores históricos, artísticos y tradicionales de la Comunidad con actividades organizadas con motivo de esta festividad.

Con el referente de la Batalla de los Comuneros y ante el periodo convulso que vivimos, es tiempo de presumir en Villalar de una Comunidad que ha defendido su autonomía y que sigue luchado, como lo hicieron en 1521, por la defensa de sus ideales y en pro de un fructífero porvenir, que requiere ineludiblemente de una Castilla y León más unida que nunca.

No hay comentarios

Dejar respuesta