El sufrimiento del Viacrucis cobra vida en Fresno el Viejo

Cientos de personas asisten a la tradición más especial de la Semana Santa de la localidad

FuenteIsaac Barrientos

Lograr algo diferente, especial, singular, resulta especialmente importante en Semana Santa. Fresno el Viejo lo consigue desde hace más de 30 años con su Viacrucis Juvenil, una teatralización del calvario de Jesús hasta la Cruz que hace que el sufrimiento cobre vida. Este Jueves Santo, en la 32 edición de esta visión única de la Pasión, cientos de vecinos y visitantes han acompañado a los jóvenes del grupo de teatro Talú-Talú en una escenificación que ha estado marcada por el viento y la lluvia, que apareció en el tramo final condicionando el desenlace.

viacrucis juvenil fresno viejo semana santa valladolid 16La última cena, recreada ante la espléndida iglesia de San Juan Bautista, ha dado inicio a ‘El camino hacia la cruz’. El sol aún se dejaba ver y el cielo estaba despejado, quizá como una metáfora ajustada en ese momento al devenir que aguardaba a Jesús. Después, en la plaza se ha ido desarrollando el paso por las estaciones. La negación de Pedro, la soledad de Jesús plasmada en la oración en el Huerto de los Olivos y la aparición de los soldados romanos.

La narración que explicaba detalladamente cada estación y los elaborados trajes han sido la ambientación perfecta que, junto con la complicidad del numeroso público durante todo el trayecto, han hecho que el Viacrucis mantuviera la tensión. Esa implicación en la historia se ha plasmado también cuando la multitud ha jugado su papel activo al pedir a Pilatos que crucificara a Jesús y soltara a Barragán.

Jesús ha sido azotado cuando estaba atado a la columna, después ha cargado con la Cruz, ha sufrido las caídas, los golpes de los soldados hasta encontrarse con la Virgen en uno de los pocos momentos de alivio. El viento y la lluvia aparecieron con fuerza en esa recta que sale de Fresno camino de la Cañada Burgalesa, hacia el final del trayecto, la Cruz, situada en El Palomar.

Como si de efectos especiales para la producción se tratasen, el cielo se ha cubierto y lo que al comienzo de la representación era un sol pausado, ahora el firmamento desataba su furia y mostraba así su indignación. Al final Jesús ha sido despojado de sus ropas y crucificado, poniendo fin a una agonía que la adversidad meteorológica ha metido bajo la piel a los protagonistas.

No hay comentarios

Dejar respuesta