La Atención Primaria de Castilla y León, en pie de guerra

Foto: Europa Press

Profesionales sanitarios convocados por nueve sociedades científicas han reclamado mejoras para la Atención Primaria (AP) con concentraciones a las puertas de centros de salud de Castilla y León en los que han reivindicado al menos cinco medidas para garantizar la sostenibilidad y eficiencia del sistema.

En concreto, se han concentrado profesionales que aglutinan estas nueve sociedades científicas como son médicos de familia, pediatras, enfermeros, fisioterapeutas y profesionales de área han demandado cinco medidas concretas que eviten el “colapso” del sistema sanitario.

Estas reivindicaciones tienen que ver con la financiación adecuada, el reconocimiento, la reorganización de los recursos humanos, la mejora de las condiciones de trabajo y de la capacidad resolutiva, lo que supone reducir la burocracia, mayor coordinación y comunicación con los hospitales y formación continuada, entre otras medidas.

En los centros de salud en los que se han producido concentraciones, donde han portado carteles en los que se podía leer “por una Atención Primaria de calidad”, se ha leído un manifiesto en el que se ha advertido de que la AP está “en riesgo” y es necesario actuar “ya” porque es el “eje fundamental” de cualquier sistema de salud.

En el manifiesto se explicad que en Castilla y León, como en el resto de comunidades, se asiste a un deterioro progresivo de la Atención Primaria que puede llevar a una situación “insostenible” para los profesionales e “insatisfactoria” para los ciudadanos.

A este respecto, consideran que ha habido una “deficiente” financiación “histórica” y una ausencia de planificación estratégica a medio y largo plazo que ha llevado al punto actual, “con una preocupante falta de recursos humanos y medios materiales”.

Por ello, consideran que es el momento para tomar decisiones importantes ante los retos que hay por delante como el envejecimiento de la población, la atención a los enfermos crónicos y, en el caso de Castilla y León, además la dispersión.

“Hay que realizar cambios importantes en el modelo de atención, ya que si no, está abocado al colapso”, señala el manifiesto, en el que se advierte de que los motivos son la pérdida y fuga de profesionales por la precariedad de los contratos; el deterioro de las condiciones de trabajo; la sobrecarga asistencial; la burocratización de las consultas; la excesiva medicalización del sistema; la falta de continuidad asistencial por la desconexión entre niveles; o la insuficiente tasa de reposición en los profesionales para compensar las numerosas jubilaciones de los próximos años.

MEDIDAS

Por todo ello han reclamado una financiación adecuada que llegue, como mínimo, al 25 por ciento del presupuesto para Sanidad con un presupuesto finalista para recursos humanos, infraestructura y equipamiento y también que se vele por el prestigio de la Atención Primaria y sus especialistas, “como se merece”, con presencia en las facultades de medicina y enfermería.

De la misma forma, consideran “indispensable” una reordenación de los recursos humanos, con su dimensionamiento en función de las características de la población de cada zona básica de salud, que contemple tiempo suficiente para atender a los pacientes y que permita las actividades comunitarias, la formación y la investigación.

También reclaman mejorar las condiciones de trabajo, dignificar los contratos y terminar con la precariedad laboral con un reconocimiento del esfuerzo para la docencia y la excelencia en la práctica clínica y la investigación.

El último punto que consideran necesario abordar es la mejora de la capacidad resolutiva, para lo que abogan por liberar a los profesionales de Primaria de actividades que no aportan valor (burocracia inútil o que no corresponde realizar a este nivel asistencial); aumentar la dotación de los centros de salud y consultorios, invertir en tecnología, comunicaciones, capacitación y formación continuada, sobre todo en las zonas rurales; y avanzar en la comunicación tecnológica y personal con la atención hospitalaria, “fundamental para asegurar la continuidad asistencial y la eficiencia del Sistema Sanitario en su conjunto”.

En este marco, han agregado que es una “obligación” de todas las instituciones y debería ser un “compromiso” de todos los partidos políticos contribuir a la creación de un Pacto de Estado por la Sanidad que desarrolle plenamente la Atención Primaria.

“Para eso nos tendrán al lado a las organizaciones profesionales y sociedades científicas”, han apuntado, tras lo que han añadido que sin una Atención Primaria “fuerte y sólida” ningún sistema sanitario “será capaz de mantener la eficiencia y, por supuesto, su sostenibilidad”.

No hay comentarios