La Comunidad reduce en casi un 10% las listas de espera

El número de pacientes se reduce en 2.901 y alcanza los 26.160 en marzo y la demora media baja 11 días, de 84 a 73.

Foto: Europa Press

El número de pacientes en lista de espera en Castilla y León ha bajado un 10 por ciento en marzo con respecto al último año, de manera que ha descendido en 2.901 personas, hasta situarse en 26.160 (había 29.061 el año anterior), mientras que la demora media ha bajado en once días, desde 84 a 73, lo que supone un 13 por ciento menos.

Así lo ha explicado el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, quien ha ofrecido una rueda de prensa para presentar los datos de listas de espera correspondientes al primer trimestre de 2018.

Sáez Aguado, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha señalado como dato “relevante” de estos datos que se mantiene que todos los pacientes con dolencias calificadas como prioridad clínica 1 habían sido intervenidos en un plazo inferior a 30 días en la citada fecha, con una espera media de doce días.

Por hospitales, el que mayor tiempo medio de espera acumula es el de Salamanca, con 112 días, también con el mayor número de pacientes, un total de 5.325, seguido del de El Bierzo (92 días, 1.760 pacientes), y el Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid (76 días, 2.750 pacientes), todos ellos por encima de la media regional, que es de 73.

Ya por debajo se sitúa el Clínico Universitario de Valladolid ((71 días y 2.598 pacientes), el Complejo Asistencial de León (64 días, 3.342 personas en lista), el Complejo de Burgos (63 y 3.341, respectivamente), el Hospital Santiago Apóstol de Miranda (62 y 526), el Complejo Asistencial de Segovia (53 y 1.498) y el Complejo Asistencial de Zamora (49 días y 1.524 personas).

Los que menor tiempo medio de espera registran son el Hospital Santos Reyes de Aranda (48 días y 540 pacientes), el Complejo Asitencial de Ávila (45 y 1.040), el Complejo de Soria (43 y 599), el Hospital de Medina del Campo (35 y 367) y el Complejo Asistencial de Palencia (33 y 950, respectivamente).

El consejero ha destacado el esfuerzo realizado en los dos hospitales con mayores demoras como el de El Bierzo, que ha sido el que más ha reducido el número de pacientes (803 menos, un 31 por ciento en el último año) y también la demora media (59 días, un 39 por ciento), y el de Salamanca, que ha bajado 1.130 pacientes en un año (18 por ciento) y su demora media en 23 días (17 por ciento menos). En cualquier caso, considera que son buenos datos los logrados por los hospitales en términos generales, aunque en algunos como Palencia y Soria es difícil reducir cifras ya positivas y en alguno sube.

Diversos motivos 

En cualquier caso, Sáez Aguado estas diferencias responden a diversas razones como el número o complejidad de las especialidades que tratan, ya que cuanto mayores son éstas más demora se suele producir, pero a ello se suman el funcionamiento de los bloques quirúrgicos y la dificultad de gestionar cuanto más complejo sea el centro hospitalario.

En cuanto a las especialidades, el mayor tiempo medio de espera es en Cirugía Plástica, con 107 días (1.161 pacientes), Traumatología (98 días y 7.783 pacientes), Cirugía Maxilofacial (83 días y 192 pacientes), Neurocirugía (77 días y 431 pacientes) y Urología (75 días y 2.158 pacientes), todas ellas por encima de la media de 73 días alcanzada en este trimestre.

Por debajo se sitúan las especialidades de Cirugía General y de Aparato Digestivo (70 días y 4.499 pacientes), Cirugía Pediátrica (67 y 624, respectivamente), Angiología y Cirugía Vascular (62 días, 539 pacientes), Otorrinolaringología (60 días, 2.230 pacientes), Ginecología (49 y 1.063, respectivamente), Oftalmología (43 y 5.157), Cirugúa Cardiaca (42 y 91), Cirugía Torácica (19 días y 58 pacientes) y Dermatología (19 y 174, respectivamente).

Otro dato que ha destacado es la tasa por cada 1.000 habitantes, que se sitúa en un promedio de 11,1, dos puntos por debajo de la media nacional en junio de 2017 –últimos datos disponibles del Ministerio–, que es de 13,43. En 13 de los 14 hospitales públicos de Sacyl, esta cifra es inferior a la nacional, sólo se encuentra por encima Salamanca, que tiene una tasa de 16,3, algo que el consejero espera que mejore para estar por debajo este mismo año o incluso en el próximo trimestre.

Plan Perycles 

El consejero ha explicado que se cumplen dos años desde el comienzo del desarrollo del Plan Perycles para la reducción de las listas de espera y el balance desde su puesta en marcha es positivo, ya que se encamina de manera adecuada a los objetivos marcados por dicho plan que, ha recordado, no era “de choque” sino para lograr una reducción progresiva.

En términos porcentuales, el descenso en número de pacientes desde el inicio del Plan Perycles es de un 21,5 por ciento y se ha pasado de 33.212 personas en espera a 26.160; la demora media desde entonces ha disminuido en un 14,1 por ciento, desde los 85 hasta los 73 días.

Hay que recordar que el plazo de ejecución de Perycles abarca hasta diciembre del año 2019, con un objetivo final de reducción de la lista de espera quirúrgica en un 32 por ciento respecto a las cifras de marzo de 2016.

La finalidad en cuanto a demora media es llegar a los 65 días y once de los 14 hospitales públicos de Castilla y León ya se sitúan por debajo de esa cifra.

El consejero de Sanidad considera que con esta tendencia es “razonable” pensar que se van a conseguir los objetivos que se establecieron desde su puesta en marcha, todo ello junto a una reducción de los conciertos, que se sitúan en aproximadamente el 3,8 por ciento (otros años han sido ligeramente superiores, en torno al 4).

Por otra parte, el consejero ha señalado que hay que tener en cuenta la tendencia de descenso en datos interanuales y que los incrementos y reducciones en lista de espera quirúrgica corresponden muchas veces a situaciones estacionales, por lo que las comparaciones más adecuadas son entre los mismos periodos del año. Así, tanto en número de pacientes como en demora media, estas cifras han mantenido esa tendencia de reducción desde la puesta en marcha del Plan Perycles en abril de 2016.

Listas en consultas y pruebas 

Por otro lado, el titular de Sanidad ha reconocido que no se están cumpliendo los plazos para la puesta en marcha de un decreto para elaborar unas listas de espera en consultas y pruebas diagnósticas, aunque se trabaja en ello.

En este sentido, ha aclarado que a diferencia de las quirúrgicas tener un control de estas listas es más complicado y ni siquiera el Ministerio ha sido capaz de disponer de datos sobre pruebas diagnósticas.

Sáez Aguado ha apuntado como algunas dificultades el hecho de que los sistemas de información no sean homogéneos, algunas pruebas se contabilicen como dos o que incluso no se pueda distinguir si una prueba se lleva a cabo como la primera o se trata de un seguimiento.

Por ello, ha afirmado que está “bastante avanzado” un nuevo sistema de registro de pruebas diagnósticas y se trabaja con los radiólogos en esta materia para que se puedan vincular la petición de pruebas y las ya realizadas de tal manera que los médicos puedan consultar las imágenes de aquellas ya efectuadas a través del anillo radiológico, lo que contribuirá a que tomen mejores decisiones.

No hay comentarios

Dejar respuesta