El noroeste pide 3.100 millones para un corredor atlántico “completo”

Galicia, Asturias y CyL calculan que esa será la cantidad necesaria para lograr un tren propio del "siglo XXI"

Foto: Xunta de Galicia

Galicia, Asturias y Castilla y León han solicitado al Gobierno de España que “programe las actuaciones que suponen una inversión de alrededor de 3.000 millones de euros” para lograr un ferrocarril en el noroeste peninsular propio “del siglo XXI” que redunde en una conexión con un corredor atlántico “completo”.

Así lo ha destacado el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, quien, junto a sus homólogos de Asturias y Castilla y León, Javier Fernández y Juan Vicente Herrera, respectivamente, ha clausurado un encuentro en Santiago para el impulso del corredor atlántico noroeste.

Ante la presencia de unas 150 personas del mundo de la economía, la política y distintos agentes sociales, y al modo de otra cita similar que anteriormente se produjo en Asturias, Núñez Feijóo ha sido el encargado de dirigirse al Ejecutivo central, en el tramo final de su discurso, el último, para que “programe” dichas inversiones de modernización del tren.

Al respecto, ha recordado que en su día el popular Mariano Rajoy “hizo suyos” los argumentos de estas tres comunidades y ha instado al actual Gobierno a que demande fondos comunitarios que, según ha dicho, pueden suponer un 50% de cofinanciación.

Tanto el presidente gallego como Fernández y Herrera han hecho referencia en sus discursos a las tensiones territoriales en el estado autonómico, para reivindicar su “cooperación” desde la “lealtad” y al margen de intereses partidistas.

De hecho, por su parte, Feijóo ha terminado preguntándose “por qué se van los buenos políticos”, en alusión al próximo adiós de los jefes de los ejecutivos asturiano y castellano leonés.

“Vertebración clave”

En su intervención, Herrera ha hecho referencia a la “larga trayectoria de trabajo conjunto” entre las tres comunidades, algo que ha contrapuesto “frente a aquellos que se empeñan en volar el modelo autonómico o proponen dar pasos atrás”.

“Creo cada vez más que la mayor legitimidad que podemos darle es la de su eficacia”, ha aseverado, sobre el estado de las autonomías.

Así, desde la “convicción” de que España “se construye colaborando”, ha reclamado la “ampliación” del corredor europeo atlántico para conectar con los grandes puertos de Galicia y Asturias como una “pieza clave” en la vertebración y cohesión estatal.

“Queda mucho trabajo”, ha advertido, antes de basar su petición en razones de competitividad, demográficas y también “de lucha contra el cambio climático”.

Precisamente sobre esto, en un momento en el que “parece que las autoridades españolas han empezado una carrera veloz” por la transición ecológica, ha demandado que esta sea “justa” mediante el arbitrio de “alternativas económicas por ejemplo al fin de la minería del carbón”.

Por su parte, ha solicitado que las comunidades puedan “participar en la elaboración” del plan director que el Ministerio de Fomento ha anunciado que se elaborará.

“Riesgo de descomposición territorial”

En su turno, el presidente asturiano ha constatado que el modelo de las autonomías es un “punto de eterno retorno” en el debate político, en el que ha abogado por asumir que se han producido “realidades propias”.

En este escenario, ha apuntado a las “carencias” compartidas por el noroeste peninsular y a la “relevancia económica y logística” que tiene la conexión plena con el corredor noroeste, ante el “riesgo de descomposición territorial” en la red de infraestructuras.

En este punto, ha resaltado la cooperación entre gobiernos autonómicos y la implicación de la sociedad civil, al tiempo que ha esperado poder celebrar el “compromiso” del ministerio “para hacer realidad la ampliación”. “Ayudará a una España más equilibrada y mejor”, ha sentenciado.

Una necesidad “objetiva”

Para el titular de la Xunta de Galicia, mientras, la necesidad del corredor atlántico noroeste es “objetiva”. “Aquella meta que parecía quimera hoy está al alcance de nuestras manos”, ha subrayado, sobre el cambio de parecer en la Comisión Europea.

De este modo, ha asegurado que “nadie puede dudar” sobre “que la unidad fue la clave” para dar marcha atrás a una configuración del corredor que “errónea e injustamente olvidaba el mar”.

A la espera de la “victoria definitiva”, Feijóo ha dicho entender que “entre aquellos” que “entienden la política como trinchera habrá quien encuentre disonante que representantes de distintos lugares, incluso de partidos distintos, se unan alrededor de causas más poderosas que cualquier diferencia ideológica”.

De hecho, ha traído a colación al expresidente de la Xunta Manuel Fraga, quien, en su opinión, emprendió el “camino” que sigue desde entonces el Gobierno autonómico.

“Entendió ya al inicio de los 90 la necesidad de hilvanar los intereses legítimos del noroeste peninsular”, ha defendido, con mención expresa a la eurorregión.

No hay comentarios