Guijuelo lo merece

Entre primos anda el juego de política y toros

De sobra es conocido que el actual alcalde de Guijuelo, Julián Ramos, no repetirá como candidato a la Alcaldía chacinera en los próximos comicios locales. Deja un Guijuelo renovado, moderno, con todos los servicios satisfechos, con las necesidades básicas cumplidas y con miras más que interesantes a un futuro más que halagüeño.

En esta labor, junto a Ramos, ha tenido mucho que ver el equipo que lo acompaña. Joven, preparado, eficaz, sin necesidades económicas para vivir de la política y, además, con muchas ganas de trabajar por su pueblo. La máxima ambición a que debe aspirar cualquier vecino.

Con esta salida de Julián Ramos llega el momento de elegir a su sucesor como candidato a la Alcaldía de Guijuelo en las elecciones locales del próximo 26 de mayo. No faltaría más, en el actual equipo de Gobierno cualquier integrante del mismo, por sus características ya descritas, podría ser un buen candidato. Pero el problema, o la suerte, es poder elegir, y entre todos es necesario uno que se ponga a la cabeza nuevamente de este excelente equipo.

Desde la perspectiva de segundo de a bordo, que es como decir de la persona de confianza, no cabe la menor duda que la persona más adecuada es el teniente de alcalde, Ángel Picado Díaz. En su decisión personal, que solo a él compete, está aceptar ponerse al frente de este gran equipo de personas. No cabe duda que es una persona joven, ilusionante e ilusionada, con ganas de trabajar por su “querido pueblo”. Un joven sobradamente preparado, con larga experiencia en labores de empresa, tanto en la gestión como en la organización. Que no necesita la función pública para vivir. Honrado y serio. Además, con la ideas muy claras.

Además, este joven, digamos economista y gestor, cuenta con el beneplácito del resto de compañeros que, según aseguran y no con la boca chica, casi supeditan su continuidad a la aceptación de Picado de encabezar la lista popular a la Alcaldía de Guijuelo.

Ángel Picado cuenta, además, con la aquiescencia del actual alcalde, Julián Ramos, de quien es su persona de confianza. Destaca su fidelidad, su personalidad, las ideas muy claras del Guijuelo que quiere, y ahora más que nunca puede desarrollar, y deja Ramos, para continuar una labor que ha convertido a Guijuelo en uno de los municipios más punteros de toda Castilla y León. En el que también tienen mucho que decir sus habitantes, trabajadores y emprendedores que han llevado el nombre de Guijuelo a todos los rincones del mundo. Empresarios de primer nivel que buscan estabilidad, no solo económica, sino también municipal, y que se le den las oportunidades necesarias en cuanto a servicios para seguir con una labor empresarial digna y elogiada por todos lados.

Ángel Picado debe reflexionar muy en serio. Ser alcalde de tu pueblo es a lo máximo a que puede aspirar un vecino. Y Picado ama a Guijuelo, porque es de Guijuelo, porque su familia es de Guijuelo y porque su labor profesional se desarrolla en Guijuelo. Y como dice él mismo, “lo primero Guijuelo y además sobre todo”.

En la vida, amigo, hay que tomar decisiones, como tú mejor que nadie sabes, porque las tomas cada día en tus labores profesionales. Gozas de una familia feliz que, como tú, ama a Guijuelo. Guijuelo, además, necesita personas jóvenes y preparadas para continuar una labor iniciada hace años y que han llevado a la Villa a los primeros puestos en el escalafón no solo provincial, sino también regional y nacional en la generación de riqueza y empleo. Ese Guijuelo es el que precisa de personas trabajadoras, honestas, honradas e ilusionantes. Y, a día de hoy, esa persona, no te ruborice mi expresión, eres tú. Y con esto, don Julián, hoy estamos en o de Noche Buena… Ángel, hazlo por Guijuelo porque Guijuelo lo merece, cachis!

No hay comentarios