Ana Sánchez ve “alarmante” la entrada de la extrema derecha

Confía en que PP y Cs no lleguen a acuerdos que "blanqueen" la llegada de estas formaciones radicales

Foto: Europa Press

La secretaria de Organización y coordinadora del Comité Electoral del PSOE de Castilla y León, Ana Sánchez, ha calificado de “muy preocupante” y “alarmante” la entrada de la extrema derecha en las instituciones, en referencia a VOX, y ha advertido de que los socialistas lucharán contra ello.

Sánchez, tras la reunión del Comité Electoral de Castilla y León, ha analizado así el resultado electoral en Andalucía y ha reconocido el “mal resultado” del PSOE a pesar de que haya ganado en siete de las ocho provincias y ha llamado a hacer un “ejercicio serio” de reflexión sobre lo sucedido y ser capaces de convencer y persuadir a los ciudadanos de que son “útiles “para la resolución de sus problemas cotidianos.

En esta línea, considera que probablemente la desmovilización de la izquierda en Andalucía sea fruto del “descontento” y la canalización del “cabreo” que mucha gente tiene ha ido, a su juicio, a opciones “muy radicales y preocupantes”.

Sánchez ha insistido en la preocupación que supone la entrada de estas fuerzas de extrema derecha en las instituciones y por ello lucharán como han hecho siempre contra el “machismo, fascismo, contra la xenofobia, la homofobia”, ya que están “severamente preocupados” con su irrupción.

En esta línea, ha asegurado que en el PSOE están “esperanzados y confiados” en que tanto PP como Cs no lleguen a acuerdos de gobierno que “blanqueen” a esa extrema derecha en las instituciones. Además, ha añadido que “quieren pensar” que algunas declaraciones son “fruto de la noche electoral” y que conforme se vayan “enfriando los ánimos” no serán capaces de hacer cosas que han dicho y confían en que los partidos “que se dicen constitucionalistas” no “blanqueen” a la extrema derecha.

Sánchez ha agregado que es “algo que no se hace en ningún otro lugar” ni en ninguna región de Europa y afirmado que no se imagina al presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, “blanqueando” a la presidenta de Agrupación Nacional, Marien Le Pen, que ayer felicitaba a la extrema derecha en Andalucía.

En cuanto a la posibilidad de que los resultados se extrapolen a Castilla y León, la responsable socialista ha aclarado que aunque son “realidades políticas diferentes” hay un “hecho objetivo” y “denominador común”, que es que en ambas comunidades al frente de la Administración autonómica ha habido un mismo partido durante muchos años, lo que “implica casi per se un desgaste” y, por lo tanto, una sensación de necesidad de un cambio.

Desventaja del PP

Sin embargo, a partir de ahí considera que después se trata de que los partidos sean capaces de “conectar” o no, pero también ha recordado que hay otro hecho objetivo como es la “fragmentación”, también en Castilla y León, y los “vientos de cambio” van en contra del PP porque hay un porcentaje elevadísimo de ciudadanos que ven necesario un cambio.

En cuanto a la incidencia que haya podido tener en el resultado la disputa por la Secretaría General del PSOE entre Pedro Sánchez y Susana Díaz, Ana Sánchez ha abogado por distinguir bien la vida interna de los partidos políticos de la decisión soberana de los ciudadanos y ha explicado que es “obvio” que cuando los ciudadanos tienen la percepción de división eso pueda repercutir en las urnas.

Sin embargo, cree que se debería preguntar al PP porque en Castilla y León los socialistas lo que tienen como “máxima fortaleza” es “la unidad del partido” y ha expresado su apoyo a sus compañeros del PSOE en Andalucía tras eludir referirse al peso de responsabilidad que pueda tener la propia Susana Díaz en el resultado electoral.

A pesar de que es un “día difícil” para los socialistas, la secretaria de Organización del PSOE ha señalado que en Castilla y León las cosas no han cambiado y siguen trabajando “con la misma fuerza y entusiasmo” con la que lo venían haciendo, conscientes de que “la fragmentación política ha llegado para quedarse”, también en la Comunidad, y que “ya no hay bastiones” porque “soplan vientos de cambio” y el escenario político no tiene equiparación con ningún escenario anterior de ninguna otra elección.

Con esa premisa ha afirmado que continuarán trabajando para dar “oportunidad” de un cambio “absolutamente necesario”, aunque quien cree que no se entera “de nada” es la derecha en la Comunidad, con Alfonso Fernández Mañueco “que sigue superado por una realidad que ya le dice que su forma de hacer política ya no es válida” y al que ha criticado que esté “instalado en una especie de subasta electoral” prometiendo cada día una cosa “cada cual más surrealista, de imposible incumplimiento o de incumplimiento manifiesto”.

Así, como ejemplo ha puesto la propuesta de radioterapia “durante décadas sin cumplir”, la “propuesta y sainete” que ha “montado” con la ley de la carrera profesional y “el colmo” de comprometer medidas para el fomento de la natalidad, “los señores campeones de la despoblación en este país”.

División en el PP

Por ello, le ha pedido “tomar nota” y “hacer un ejercicio de reflexión” de qué está haciendo en Castilla y León porque además “le enmiendan la plana en su propia casa” y mientras apoya iniciativas de recentralización del Estado “abanderadas por el señor Casado”, que parece que ayer podría plantearse apoyarse en partidos que cuestionan el Estado de las Autonomías, Juan Vicene Herrera alerta de aquellas ideas que apuestan por la recentralización porque lo que está detrás pone en cuestión el Estado del Bienestar, algo que comparten los socialistas.

Así, ha cuestionado si Mañueco se “escora” hacia una derecha radical y si se van a poner de acuerdo en Castilla y León porque no están en los asuntos en los asuntos cotidianos de los ciudadanos, en los que sí están los socialistas, que son “útiles” y por ello piden la confianza de los ciudadanos.

Como ejemplos de ello ha puesto la bajada de tasas universitarias o el respaldo de todos los grupos para disponer en varias provincias de unidades de ictus.

Asimismo, ha destacado que la “implicación” del Gobierno ha permitido solucionar el problema de Vestas, asunto en el que ha reconocido el trabajo de todos los implicados, sociedad, sindicatos, administraciones, pero “en primera persona” el de la delegada del Gobierno y vicesecretaria general de PSOE de Castilla y León, Virginia Barcones, “que se ha dejado la piel”.

También ha destacado que el PSOE haya conseguido consensos tras reivindicaciones sociales de décadas y que la lucha contra la despoblación sea “prioridad” en la agenda del gobierno de España, cuando antes ni siquiera existía.

Así, ha destacado la apuesta del PSOE por centrarse en los problemas de los castellanoleoneses, “pero no por mera palabrería, con hechos encima de la mesa, que se pueden cuantificar”, con la búsqueda de acuerdos y “con el diálogo por bandera”, como “líderes” del “buen uso de la política” para mejorar la vida de las personas.

No hay comentarios