La historia de Judas Iscariote, convertido en Presidente del Gobierno español

FuenteJuan Carlos López Medina / Presidente Nacional APFS

Como uno más de los apóstoles de Jesús de Nazaret, Judas siguió a su maestro durante su predicación por Palestina y, según los Evangelios, fue el traidor que reveló a los miembros del Sanedrín el lugar donde podían prender a su Maestro sin que sus seguidores interfiriesen, tal como el propio Jesús había anunciado en la Santa Cena. Él mismo fue quien dirigió a los guardias que arrestaron a Jesús y les indicó quién era besándole.

Por su traición fue recompensado con treinta denarios, pero al poco tiempo se arrepintió de sus actos, intentó devolver las monedas a los sacerdotes que se las habían dado, y al no aceptarlas éstos, las arrojó en el templo. Luego, desesperado ante la magnitud de su delación, se suicidó ahorcándose de un árbol. Por ello, la figura de Judas ha pasado a la tradición cristiana posterior convertida en la del traidor por antonomasia.

Esta historia de Judas, nos viene perfecta para poder explicar lo que sucederá, en no mucho tiempo en esta irreconocible España, a la que un insensato, egocéntrico, y mentiroso como es Pedro Sánchez nos ha llevado por un montón de monedas, o lo que es lo mismo, por las ansias de poder y la desvergüenza que le caracteriza.

Sin lugar a ninguna duda, el ahora sí Presidente del Gobierno, tenía la facultad y el otorgamiento de los españoles, de gobernar este país, pero no con la arrogancia y sobre todo con la indignación y la mentira que ha tenido por bandera. España ha sido desde que se firmó la constitución un país de libertad de pensamiento, en virtud de una constitución amparada en el respeto que les recuerdo firmaron:

  • Gabriel Cisneros Laborda
  • Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón
  • José Pedro Pérez-Llorca Rodrigo
  • Gregorio Peces-Barba Martínez
  • Jordi Solé Tura
  • Manuel Fraga Iribarne
  • Miquel Roca i Junyent

Como parte de la Transición española hacia la democracia, tras la muerte del dictador Francisco Franco, una de las tareas prioritarias de las Cortes fue la redacción de una constitución que sustituyera al entramado institucional creado por la dictadura. Para tal fin, la Comisión de Asuntos Constitucionales y Libertades Públicas del Congreso de los Diputados nombró una ponencia de siete diputados que fue encargada de elaborar un anteproyecto de constitución.

En enero 2020, Pedro Sánchez ha empezado la transición, hacia la dictadura comunista de Podemos y las excrecencias políticas de separatistas y pro etarras, que hacen de este magnífico país, un torbellino hacía la imposible gobernabilidad.

El PSOE, se ha caracterizado siempre por un partido de estado, donde a unos más y a otros menos ha gustado, pero siempre bajo el amparo constitucional, llevando las riendas de este país hacia una prosperidad. Ahora bien, desde que el Sr. Sánchez es Secretario General, después de que el partido socialista, lo destituyera de su cargo el 2 de octubre del 2016, su único afán fue el de gobernar el PSOE sin miramientos, con el beneplácito de las bases, y sin otro afán que el de llagar al poder de la Moncloa sin ningún obstáculo posible dentro de su partido, para así poder manejar a las bases a su libre albedrío. Se puso en carretera, y convenció a las bases, que no a los votantes del PSOE, y volvió con todo bien atado para quedarse.

El 25 de mayo fue una fecha clave para España, la moción de censura que fue registrada por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), y apoyada por Unidos Podemosla alianza de Podemos e Izquierda Unida, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), el Partido Demócrata Europeo Catalán (PDeCAT), Compromís y Nueva Canarias (NCa). Al mismo tiempo, Ciudadanos certificó el final de su apoyo al Gobierno, del entonces Presidente Rajoy, y pidió que se convocasen elecciones anticipadas, mientras expresó su desvinculación con la acción de Sánchez.

El día 1 de junio de 2018 se votó la moción de censura, resultando exitosa con 180 votos a favor, 169 votos en contra y una abstención, por lo que Rajoy debió presentar su dimisión al rey Felipe VI y renunció como líder del PP, siendo reemplazado por Pablo Casado.

La Audiencia Nacional determinó como resultado de las investigaciones del llamado «Caso Gürtel» la existencia, desde la fundación del partido en 1989, de una estructura de contabilidad y financiamiento ilegal en las finanzas del PP, que se desarrollaba en paralelo a lo que el propio partido informaba oficialmente. La Audiencia Nacional, en la sentencia, argumentaba que el PP ayudó a establecer «un sistema genuino y efectivo de corrupción institucional a través de la manipulación de la contratación pública central, autonómica y local”. Por otro lado, consideró que Rajoy no había sido «veraz» en su testimonio como testigo durante el juicio.

Fue en este momento cuando empezó el verdadero calvario para España.

Con un PP desestabilizado y desestructurado, el PSOE llegó al debate de la moción de censura con las cosas muy claras. Pedro Sánchez hizo el discurso que tenía que hacer para ganar la moción de censura. Ni más ni menos. Pero cuando se subió a la tribuna el secretario general del PSOE tenía muy definida la partida que quería jugar. Y la certeza de que la iba a ganar.

Si algo ha caracterizado al líder del PSOE hasta el presente es su capacidad para la metamorfosis. Evolucionar y adaptarse a lo que venga para alcanzar sus objetivos, sean el triunfo o la mera supervivencia. Flexibilidad o contorsionismo, transformación o contradicción, según lo califiquen sus afines o sus detractores, lo cierto es que los diversos Pedro Sánchez de su abrupta trayectoria desembocan otra vez en la Moncloa.

Sánchez se garantiza la investidura entre acusaciones de traición a España de la oposición. El líder del PSOE, opto a su tercer intento de investidura envuelto en un clima de excepcionalidad por la fecha en que se celebró el pleno, en medio de las vacaciones navideñas, y por las circunstancias que caracterizan su proyecto de Gobierno: una inédita coalición con Unidas Podemos que requiere la colaboración de los independentistas catalanes de ERC.

PSOE y Unidas Podemos pactaron, en sólo 48 horas después del descalabro de la repetición de las elecciones, como un bloque de 155 escaños, no como dos partidos con almas diferentes. Quieren que todo esté atado y bien atado, sin espacio para la improvisación y sin dejar flancos débiles fáciles para la oposición. Ambas formaciones no solo compartirán el gobierno, sino que se comprometen a trabajar conjuntamente. Pero nuevamente Pedro Sánchez marca su territorio, y después de que Pablo Iglesias, con la ambición de poder que le caracteriza, anunciara los y las ministros y ministras del subgobierno de Unidas Podemos, el egocéntrico presidente del gobierno, no se le ocurre otra situación mejor, que nombrar otras tres vicepresidencias, para hacer de menos a sus principales socios de gobierno, y así hacer un gobierno que tape a los morados, y pueda controlar todos los movimientos de los súbditos del Sr. Iglesias.

Para terminar sólo me queda recordar que Judas Iscariote, después de vender a Jesús quiso rectificar en sus hechos, intentando devolver las monedas que recibió cuando lo vendió. Pero ya era tarde, y después de derramarlas por el templo, posteriormente se ahorco.

España ha sido vendida a los que quieren romper la constitución del 78, el resto de la moraleja está muy clara y a buen entendedor pocas palabras bastan, eso sí las monedas de la traición las cambiaremos por eres de Andalucía.

No hay comentarios

Dejar respuesta