“Cuestiones sobre accidentes de tráfico, IX”

FuenteJesús Millán Muñoz
JMM Caminero, escritor

Un artículo periodístico se puede afrontar de diversos modos, uno dedicados específicamente a la seguridad vial, también ofrece diversidad de posicionamientos posibles. Pero a mi modo de ver, al menos los que redacto personalmente, pienso que hay que olvidar un poco la retórica, la floritura, la literatura, incluso la filosofía, e ir hacia ideas concretas, sugerencias concretas, la mayoría modestas, la mayoría ya indicadas, pero quizás, que expertos podrían perfeccionar.

Porque quizás muchos pequeños hacen algo grande, una cosa pequeña evita posiblemente muchos errores. No escribo estos artículos sobre este tema, ni los demás, para yo lucir o lucirme, lucir mi sabiduría o conocimientos, sino para intentar que alguien, aunque sea una persona en el mundo, no deje su vida en ninguna carretera o camino.

– Existen carreteras muy peligrosas, no solo tramos dentro de ella, no solo puntos negros, ¿qué hacer entonces? ¡Nada1 ¿Imaginemos la M-501?

No sé la solución, pero prueben como experimento en dicha carretera, situar cámaras de grabación en cada lugar dónde haya habido un accidente. No radares, porque posiblemente la velocidad no se infringe sino los adelantos.

Sitúen además una señal con un número en cada tramo que haya existido un accidente mortal, y haya existido muertes, pongan con un número la cantidad de fallecidos, en esos cien o doscientos metros. Y vayan cambiando si esa cifra va aumentando…

¿Estas dos medidas podrían ser disuasorias? ¿Se podría realizar un experimento a nivel nacional, por ejemplo, con esta carretera, o quizás con otra que exista? ¿Pero ya que hemos puesto este ejemplo, se podría experimentar, a ver si disminuyen los accidentes y por tanto las muertes?

– ¿Que cada vehículo que lo desee, libre y voluntariamente, lleve un sistema de grabación y, grabe mientras va conduciendo. De tal modo en el caso de un percance se sepa claramente lo que ha sucedido. De tal modo, que así, muchos conductores sabrían que conduzcan como conduzcan se sabrá y se conocerá el error que han cometido?

¿Podría ser esta medida disuasoria, para no adelantar de forma incorrecta, para no ir a una velocidad inapropiada, para junto con las otras medidas de grabación antes indicadas, o con ésta podría disminuir los accidentes, porque se quedaría clara la realidad…?

¿Porque una causa fundamental de los accidentes, es que cuándo suceden, quedan con un cierto grado de vaguedad, no se pueden reconstruir totalmente?

– Estimo, que en las varias decenas de artículos periodístico sobre accidentes de tráfico que este plumífero ha firmado, con diversos títulos, entre todos, considero que existen una docena de ideas y sugerencias, no digo totalmente creadas por este escribiente, casi todas de las necesidades existentes y de recoger el aire del ambiente, esa decena, podrían ser útiles para reducir los accidentes de tráfico, en el actual marco, es decir, con la tecnología actual. Supongo que en pocas décadas, con los sistemas informáticos y teleinformáticas aplicables a la cuestión de conducir, la situación cambiará. Se empezará con un nuevo sistema de conducción.

– Sin que sirva de crítica negativa, pero no es comprensible, que alguien haya escrito una treintena o más de artículos periodísticos, modestos, con errores, en muchos sentidos, pero proponiendo ideas y sugerencias para evitar accidentes de tráfico, y se hayan enviado a diversas entidades, diversos concursos sobre dicha temática, y jamás, ninguno haya sido seleccionado, no para otorgarle ningún premio, sino al menos pasar a la final.

Ciertamente, quizás no tengan la redacción exquisita, mitad literaria y mitad según el tema de la especialidad, esos sistemas de redacción y oratoria que tango gustan, en los mundos del periodismo, con títulos que atan a los potenciales lectores a esas frases. Quizás, los interlocutores y quienes tienen que pasar los sistemas de selección hasta la última decisión de un premio, por ejemplo, sobre tráfico, no son conscientes, que quizás, sea más importante, una frase, “que puede ser una sugerencia para evitar de accidentes de tráfico”, una “idea imperfecta, pero que los especialistas y expertos, pueden aquilatar, analizar, ponderar y valorar de forma correcta, esa sugerencia o idea o concepto, y pasarlo a realidad empírica o experimental”, y después, quién sabe, si a “una realidad aplicable”. Quizás, sea, no digo mejor, pero suficiente, que una de esas ideas, una entre diez, de un artículo de varios, con esta temática, con el fin de evitar accidentes de tráfico. Quizás, eso sea potencialmente mejor, que un artículo con una oratoria y erudición y redacción más exquisita…  ¡Pero…! ¿Pero…?

Al fin de término, las ideas o sugerencias para evitar accidentes de tráfico, a un no especialista, también se le terminan. Es decir, dejar el testigo a otros. Después de más de una treintena de artículos, modestos y quizás con muchos errores, quizás ofreciendo un centenar de ideas y sugerencias, para el estudio y el análisis, ese escribiente-escribidor, pues agota su pozo de agua. Y ya, solo puede indicar, que quizás, si alguien le interesa lo que debería de hacer, es buscar, esos artículos publicados en diversos digitales, y quizás, vistos a la luz de hoy, ideas ofrecidas hace cinco o cuatro o tres años, podrían tener una segunda vida, como en el reciclaje…

No hay comentarios

Dejar respuesta